Turismo Madrid

Gastronomía castiza

Madrid y su comunidad aúnan tradición y renovación. Han sabido adaptarse a los tiempos sin renunciar a sus tradiciones, entre ellas la gastronomía. Su más digno representante el cocido madrileño que se sirve en tres vuelcos y vale la pena acompañar con vinos de Madrid con D.O., pero hay más... 

La gastronomía de Madrid, a lo largo de la historia, ha ido experimentando influencias del resto de las comunidades que la rodean debido a la búsqueda de empleo en la capital para dejar atrás el campo. Como consecuencia de ello, y gracias al posterior turismo, se ha ido convirtiendo en un crisol gastronómico de cocinas internacionales.

En primer lugar, y con muy buena fama, el cocido madrileño que se sirve en tres vuelcos: el primero una sopa, a continuación los garbanzos acompañados por zanahoria, patata y repollo, y por último las carnes, en general de vacuno.

Otros platos tradicionales de la capital son los callos, guisos de ternera y cordero, oreja a la plancha, setas y gambas al ajillo, gambas rebozadas, caracoles, mollejas, gallinejas, patatas bravas, bocadillo de calamares a la romana, y la carne de caza como el jabalí, el gamo o la perdiz.

No podemos olvidarnos del pescado. Abundan recetas como las que cabe mencionar el bacalao y el besugo al horno.

¿Y de postre? Podemos destacar los melones de Villaconejos o las fresas de Aranjuez simplemente por su intachable calidad. Los más golosos pueden sentirse aliviados ya que podrán elegir entre buñuelos rellenos, rosquillas tontas, lisas, roscos de santo, tejas, barquillos, torrijas y roscón de reyes según la época del año en la que nos encontremos.

Para terminar, reseñar una reciente Denominación de Origen vinos de Madrid, jóvenes, aromáticos y afrutados ya sean rosados, tintos o blancos. Licores como el anisado de Chinchón o la popular cerveza o sangría, ideal para acompañar comidas y fiestas.

 

Créditos imagen: ©Comunidad de Madrid