Turismo Madrid

Parques y Jardines

El espectáculo de los almendros en flor a principios de primavera atrae a cientos de visitantes. Durante unos días el jardín se transforma en un maravilloso paisaje rural inmerso en la ciudad.

Este singular parque fue creado por el arquitecto y urbanista César Cort Botí como recuerdo a las tierras alicantinas, su lugar de nacimiento. Los aterramientos, las albercas, el sistema de riego con acequias, así como la presencia de cipreses, pinos y otras especies mediterráneas claramente recuerdan el paisaje levantino.

Una gran parte de la finca se plantó como explotación agrícola, siendo quizás el aspecto más conocido de este parque. El espectáculo de los campos de almendros en flor a principios de primavera, un maravilloso paisaje rural inmerso en la ciudad, atrae a cientos de visitantes durante unos días. Destaca también la colección de lilas vicios que cantaba personalmente César Cort en sus jardines.

Uno de los rincones menos conocidos de este parque es la pista de tenis de hierba que se encuentra cerca del palacete, escondida entre la arboleda. El estilo del conjunto tiene reminiscencias de Art Decó, como el resto de las construcciones cercanas al palacete. La arquería que remata el extremo, las gradas de césped y las proporciones del espacio lo hacen un marco apacible de interés común para pasar una calurosa tarde de verano.

Más información: Quinta de los Molinos