Chinchón

Qué ver y hacer en Chinchón

Chinchón, además de ser un escenario cinematográfico muy reconocido por su famosa Plaza Mayor, una de las más bonitas de España, atesora múltiples atractivos arquitectónicos y culturales, así como un entorno privilegiado. Cuenta, además, con una rica gastronomía en la que destacan sus asados, vinos, aceites, repostería, ajos y su afamado anís, que cuenta con denominación de origen protegida.

Sus antecedentes se remontan al Neolítico, y en esta tierra han morado diferentes civilizaciones, desde los íberos hasta los castellanos. A los primeros pobladores se deben las numerosas cuevas, entre las que destaca la Cueva de la Mora, y a los romanos procedentes de la vecina Titulcia, los campamentos que establecieron por la zona.

Más adelante, los árabes asentados en Toledo la tuvieron bajo su gobierno y el rey Fernando I la reconquistó. Pero no fue hasta la época de Enrique IV, cuando se le concedió el título de "Villa", para convertirse en lugar de recreo de personajes nobles e influyentes de la época. Por su parte, el emperador Carlos V, le otorgó el título de Condado, y posteriormente, la Casa de Borbón, la nombró "Muy Noble y Muy Leal Villa", por su lealtad en la Guerra de Sucesión.

Chinchón conserva su encanto como un tesoro para deleite no solo de sus habitantes, sino de todos aquellos que se acercan para admirar esta ciudad, una de las “Villas de Madrid” que destaca por su belleza, su singularidad y el valor reconocido de su patrimonio cultural.

Desde aquí te animamos a recorrer esta villa, para conocer su historia, su cultura, su gastronomía y mucho más. ¿Te vienes?

Plaza de Chinchón

Qué ver en Chinchón

Hay muchas razones para visitar esta población madrileña, cuyo casco urbano fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1974. Esta villa, que forma parte de Los Pueblos más Bonitos de España, ha sido la localidad rural de menos de 10 000 habitantes más visitada de España en 2021 y 2022.

Comienza tu visita a Chinchón por la Plaza Mayor, corazón de la villa desde época medieval, y un buen ejemplo de la arquitectura popular castellana donde el tiempo parece haberse detenido. Esta singular plaza, escenario de hechos históricos como la aclamación de Felipe V, ha sido utilizada en numerosas ocasiones como plató cinematográfico.

Desde la Plaza Mayor se observan la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, el Teatro Lope de Vega y la Torre del Reloj. La iglesia parroquial de Nuestra Señora la Asunción guarda un espléndido lienzo de Goya, “La Asunción de la Virgen”, ubicado en el centro del Altar Mayor. En su interior se intuye el paso del tiempo a través de los estilos arquitectónicos que la han ido conformando: Gótico, Plateresco, Renacentista y Barroco

La Torre del Reloj formaba parte de la Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. de Gracia, la más antigua de Chinchón pues se tiene constancia de ella ya en el siglo XIV. El templo fue destruido durante la Guerra de la Independencia, salvándose únicamente la torre, lo que ha dado pie a un dicho muy popular, que dice que Chinchón «tiene una iglesia sin torre y una torre sin iglesia».

Chinchón es una de las villas con mayor actividad cultural, en la que el Teatro Lope de Vega juega un papel fundamental. Construido, a finales del siglo XIX, sobre las ruinas del antiguo Palacio de los Condes, tristemente desaparecido tras la Guerra de Sucesión española, su nombre es un homenaje a Lope de Vega, que escribe y firma en Chinchón la comedia “El Blasón de los Chaves de Villalba” cuando estaba alojado en el Palacio con los Condes de Chinchón.

La ermita de San Antón es una construcción del siglo XVIII, edificada sobre otra anterior del siglo XI, de la que se conserva el primitivo ábside románico, en el que recientemente se han descubierto pinturas góticas. Es probablemente el edificio religioso más antiguo, dentro del casco urbano de Chinchón.

El Parador de Turismo es un ejemplo de la historia viviente de Chinchón. Ubicado en el antiguo convento de los Agustinos, fue fundado por los Condes de Chinchón en el siglo XVII y aquí se hospedó al Archiduque Carlos durante la Guerra de Sucesión. La parte que antiguamente ocupaban los monjes hoy es el Parador de Turismo de Chinchón. Anexa al convento se encuentra la Ermita de Ntra. Sra. del Rosario, antigua iglesia del convento.

Descendiendo por la calle del Convento, nos encontramos con una casa de estilo barroco muy característica, llamada la Casa de la Cadena. Lugar de hospedaje del rey Felipe V, a su paso por Chinchón, la noche del 25 de febrero de 1706, es un edificio barroco de finales del siglo XVII con la fachada ordenada de tres cuerpos, con puerta de acceso adintelada.

En el Convento de las Clarisas, fundado en 1653 por los V Condes de Chinchón (aunque se comenzó a construir en el siglo XVI), se aprecia la arquitectura característica del Barroco español. El edificio, de gran austeridad al utilizar materiales como el ladrillo y la mampostería cajeada, está conformado por la iglesia de estilo herreriano y el convento. En el Coro de su Iglesia se conserva el panteón de los quintos Condes, realizado enteramente con mármol. Compra unos dulces en el convento y deléitate con su exquisito sabor.

Si quieres conocer más sobre las costumbres de Chinchón, accede al Museo Etnológico La Posada, que como su nombre indica, está instalado en una antigua posada del siglo XIX.

Por último, para completar el recorrido puedes ir a ver el Castillo de los Condes de Chinchón. De estilo renacentista, fue abandonado en el siglo XVIII tras ser residencia de los condes de Chinchón durante 200 años. El castillo es hoy de propiedad privada y está cerrado al público. No obstante, lo más interesante está fuera: contemplar su exterior y disfrutar de las fantásticas vistas que se divisan desde el altozano sobre el casco urbano de Chinchón, sin duda uno de los más bellos de la Comunidad de Madrid.

Qué hacer en Chinchón

Turismo cultural

Aprovecha tu visita para ver, entre otros puntos de interés, el Monasterio de los Agustinos-Parador de Turismo, el Castillo de los Condes, la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción que alberga un lienzo de Goya, la Casa de la Cadena que fue hospedaje del Rey Felipe V, el Centro de Interpretación o la Torre del Reloj.

En su entorno, hay lugares como el Castillo de Casasola o algunos rincones donde disfrutar de la naturaleza que vale la pena visitar.

Cabe destacar entre sus FIESTAS Y TRADICIONES la celebración del Mercado Medieval, que se organiza coincidiendo con la llegada de los carnavales. En esta celebración se conmemora una de las visitas que los Reyes Católicos hicieron a Chinchón, para visitar a sus grandes y leales amigos los Marqueses de Moya, Andrés de Cabrera y Beatriz de Bobadilla, Señores de Chinchón. Con la organización de este mercado, Chinchón retrocede en el tiempo y la época medieval se apodera de sus calles y de su Plaza Mayor

Desde el año 2004, la edición del Mercado Medieval de Chinchón supone todo un éxito, contribuyendo a vivir el carnaval de un modo muy diferente y especial. Puestos artesanos de gran variedad, música de época, cena y bailes, artesanía, malabaristas, cetrería y un sinfín de espectáculos y actividades coetáneos a la época. También se pueden degustar platos típicos de nuestra tradicional gastronomía, como la sopa de ajo, migas, etc. Y una buena chocolatada para entrar en calor.

Chinchón vive con mucha intensidad su particular Semana Santa. La Pasión de Chinchón, declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional en el año 1980 por el Ministerio de Comercio y Turismo, es una de las más famosas de la Comunidad y la más antigua ya que se empezó a realizar en el año 1963. Tiene lugar el Sábado Santo al anochecer y es una de las fechas del año en la que Chinchón recibe más afluencia de visitantes. Este grandioso vía crucis está representado por más de 250 vecinos e Chinchón que, recorriendo las calles, convierten por un día la localidad en Jerusalén.

Los encierros de Chinchón se remontan al siglo XVI, cuando los vaqueros conducían el ganado desde los pastos próximos al Henares, Tajo y Jarama. La devoción de los vecinos de Chinchón a Santiago Apóstol hace que, el 25 de julio, se celebre el primer encierro del año y dé comienzo la temporada taurina de Chinchón, teniendo como testigo a su Plaza Mayor, lugar por el que han pasado los toreros más prestigiosos de todas las épocas. Su festival taurino, el más antiguo de España, se sigue organizando en beneficio de las Madres Clarisas, en el mes de octubre y con él se cierra la temporada taurina de Chinchón.

Turismo de naturaleza

Te recomendamos que disfrutes de los espacios naturales que existen en las áreas naturales próximas a Chinchón. Por ejemplo, puedes visitar la de Valdezarza, un área recreativa rodeada de un bello bosque mediterráneo en la que se conservan el abrevadero y una fuente tradicionales, o las lagunas de San Juan, Casasola y San Galindo. La laguna de San Juan es el humedal más importante y característico del término de Chinchón y una de las mayores reservas de aves de la Comunidad de Madrid.

Asimismo, puedes acercarte a la única zona de Chinchón incluida en los límites del Parque Regional del Sureste: el Pingarrón, un espacio situado en el curso bajo del Jarama y el Manzanares. ¡Todo un paraíso para los amantes de la naturaleza!

En los aledaños de Chinchón también puedes ir a ver el Castillo de Casasola, a unos 6,8 km en dirección Titulcia. El Castillo es como un “nido de águilas” que tiene una posición dominante sobre el valle del Tajuña y unas maravillosas vistas, aunque actualmente no se puede visitar su interior.

Más información sobre las rutas naturales en Chinchón

Turismo gastronómico

No te puedes ir de esta pintoresca villa, sin degustar su gastronomía, comida típica castellana de calidad, pero que ha sabido adaptarse a los tiempos modernos para sorprender a los paladares más exigentes.

Chinchón es un lugar ideal para disfrutar de una comida típicamente castellana: el cordero, el cochinillo o el cabrito asados en horno de leña, ocupan un lugar privilegiado en la mayoría de sus restaurantes, pero no se pueden olvidar guisos tradicionales como la sopa de ajo, el cocido, el potaje de vigilia y la pepitoria.

Estos productos castizos harán las delicias de quienes buscan una gastronomía atemporal. Mención especial merecen los ajos, de sabor muy especial, y los productos de la huerta: habas, guisantes, alcachofas, acelgas, judías chinchoneras... No olvides el queso de oveja.

Buen momento para disfrutar de las virtudes gastronómicas de la villa es el mes de noviembre, en el que se celebra la Ruta de la Tapa y puedes degustar una gran variedad de platos en miniatura que hacen las delicias de los paladares más exigentes.

Al hablar de Chichón no podemos dejar de lado el anís de Chinchón, que se destila desde el siglo XI. Se obtiene a partir de semillas de anís verde, que se deja macerar durante unas catorce horas. Tras todo su proceso y destilado, el producto se almacena en alambiques de cobre con doble fondo para evitar que se pegue. Cabe destacar que hay cuatro variedades: chinchón seco especial (anís con un grado alcohólico de entre 70 y 74%), chinchón extra seco (con un grado alcohólico de entre 50 y 55%), chinchón seco (que tiene un grado alcohólico de entre 40 y 50%) y el chinchón dulce (con una graduación alcohólica entre 35 y 40 grados).

Y, como recomendación, no te pierdas el aceite y los vinos, éstos últimos elaborados con uva garnacha e incluidos dentro de la Denominación de Origen Vinos de Madrid.

Hay muchas razones para visitar Chinchón, ¡elige la tuya!