Turismo Madrid

Turismo Madrid. Villaconejos

Esta pequeña localidad ha cobrado gran fama por la calidad y buen sabor de su fruto estrella: el melón. Por su localización privilegiada posee varias rutas turísticas: el Barranco de Villacabras, la Cueva del Fraile, el Cerro Gordo...

El origen de Villaconejos parece encontrarse en la época de la Reconquista, aunque hay autores que creen que se produjo durante la dominación árabe. No existe documentación que señale la fecha de fundación del municipio, pero es posible que sea coetánea a la de sus vecinos más próximos y que la presencia humana en esas tierras sea milenaria. La localidad vivió discrepancias territoriales y cambió de manos en varias ocasiones. En 1833, con la nueva división territorial, fue incluida definitivamente en la provincia de Madrid.

El paisaje de Villaconejos está influenciado por su situación geográfica sobre una meseta llana con algunas elevaciones suaves y una zona con barrancos pronunciados surcada por los arroyos del municipio. La vegetación no es muy abundante y predominan los campos de cultivo, olivos y viñas así como carrascos, mimbres y carrizos. La fauna predominante está formada por aves –incluyendo algunas rapaces-, insectos y mamíferos –entre ellos, los conejos que figuran en la toponimia del municipio-.

La agricultura constituía una de las actividades principales de la población, que producía, mayoritariamente, trigo, cebada, avena, centeno, uva, olivo, legumbres y melones. La calidad de éstos es apreciada desde hace siglos y ha hecho que el nombre de la localidad sea muy conocido. Otros oficios relevantes eran la ganadería –ovejas, cabras, asnos, cerdos…-, la industria y el sector terciario.

La arquitectura urbana de Villaconejos recibió las influencias de estas labores y es posible observar dependencias agropecuarias y viviendas de carácter rural que conviven con nuevas construcciones y segundas residencias. Éstas se incrementaron durante la segunda mitad del siglo XX y ocasionaron un incremento de los servicios y la industria.

La principal muestra del patrimonio artístico de Villaconejos es la Iglesia de San Nicolás de Bari, de la que se desconoce la fecha de su construcción aunque hay documentos del siglo XVI que se refieren a ella. Construida con sillarejo, presenta una nave dividida en tres tramos con capillas en los contrafuertes y con cabecera y coro adosados. También en el municipio, dentro del ámbito religioso, se encuentra la Ermita de Santa Ana, cuya construcción en tres fases comenzó en el siglo XVI.

Otro ejemplo patrimonial es la Cueva de los Frailes –del siglo XVIII-, que es una excavación con 19 arcos de medio punto, respiraderos en forma de chimenea y con paredes y bóvedas de cañón revestidas con piedras y con yeso. Hace décadas tuvo uso vinícola y lleva su nombre porque fue realizada por los monjes del Carmen Calzado.

Rutas

La Oficina de Turismo de Villaconejos, que se encuentra dentro del Museo del Melón, te propone tres rutas a pie por el municipio: Villacabras, la Casita del Monte y Mingorrubio. Además, han elaborado en colaboración con el Ayuntamiento de Aranjuez, la Ruta de la Encomienda que transcurre entre Villaconejos, Aranjuez, Chinchón y Colmenar de Oreja. Más información pinchando aquí.

Más información: Turismo en Villaconejos