Turismo Madrid

Turismo Madrid. Valdelaguna

Un valle pronunciado, una calle singular, una antigua laguna del siglo XII y punto neurálgico de la Comarca de las Vegas. Valdelaguna son muchas cosas a la vez y también centro turístico de primera fila.

Las primeras referencias sobre Valdelaguna surgen en la Edad Media y el origen estable del municipio parece estar en la segunda repoblación llevada a cabo por pastores segovianos en la vega del Tajuña. Aun así, no se descarta la presencia humana con anterioridad ya que en esas tierras se han encontrado vestigios romanos y árabes. La localidad fue incluida en el Concejo de Segovia y posteriormente cambió de propiedad en varias ocasiones. En 1833, con la nueva distribución provincial, se incorporó a Madrid. La toponimia de Valdelaguna se refiere a su situación geográfica pues se encuentra en un valle donde antiguamente había una laguna.

Aunque por el término municipal no discurren ríos, el agua es abundante gracias a los arroyos de la Fuente María, de Morata y de la Veguilla así como a las fuentes existentes. Todo ello ha propiciado la presencia de álamos, robles y tierras de cultivo. Precisamente, la agricultura constituye una de las principales actividades de la población. Se producían, mayoritariamente, hortalizas, frutas, trigo, cebada, cáñamo, olivo y vid. Además, la ganadería también tenía relevancia –ovejas, asnos, mulas, cerdos, cabras…- y existían oficios diversificados junto con una creciente actividad industrial. La arquitectura urbana del municipio está relacionada con las actividades de la población y presenta características lineales. Aunque el número de construcciones y servicios ha aumentado considerablemente en las décadas pasadas todavía es posible encontrar dependencias agropecuarias y viviendas de tipología rural.

Valdelaguna ofrece interesantes muestras patrimoniales. Una de ellas es la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Consta de una nave principal –cubierta con una bóveda de cañón con lunetos- y dos laterales: en la derecha se encuentra la sacristía y los altares de la Virgen del Carmen y de Santo Toribio, patronos de la localidad; en la izquierda hay una pila bautismal. A los pies de la nave, sobre una viguería de madera, se levanta el coro. La cabecera es la parte más antigua de la Iglesia y, aunque ha sido reformada en el siglo XX, su origen se remonta al XV.

Otros ejemplos del patrimonio se pueden contemplar paseando por las calles de Valdelaguna. Destacan la Fuente-Lavadero –compuesta por cinco elementos-, los restos del Molino aceitero de Empiedro y la Prensa de Vino –ambos son muestra de algunos oficios de la población-, la Plaza del Ayuntamiento y, también, las casonas –Casa del Cura y Casa Grande, fechadas en el siglo XVII-.

Más información: Ayuntamiento de Valdelaguna