Turismo Madrid

Turismo Madrid. Morata de Tajuña

Si algo caracteriza a esta localidad es el agua, antaño aprovechada gracias a molinos y batanes, hoy representados por el Molino de la Huerta de Angulo. Morata es un referente turístico de la Comarca de las Vegas. 

Los restos encontrados en las tierras de Morata de Tajuña muestran que el Hombre ya las habitó hace miles de años. Posteriormente, otros vestigios reflejan la presencia romana y árabe en Morata. Después de la Reconquista, el municipio se integró en el Señorío del Arzobispado de Toledo y estuvo bajo jurisdicción de varias familias nobles hasta la desaparición de los señoríos en el siglo XIX.

Los habitantes de Morata de Tajuña tenían como oficio principal la agricultura, que aprovechaba la vega del río Tajuña para cultivar productos de gran calidad como cáñamo, trigo, cebada, centeno, avena, hortalizas, ajos, olivo, uvas y otras frutas. Algunas actividades industriales como la fábrica de papel ubicada en el batán también ocupaban a la población. La ganadería estaba presente pero en menor medida. La llegada del ferrocarril, a principios del siglo XX, supuso un gran impulso económico, sin embargo la Guerra Civil española fue muy destructiva en la zona y provocó una parada en el desarrollo. Aun así, desde la segunda mitad del siglo XX, el municipio ha seguido creciendo, se ha diversificado la actividad económica y desarrollado la industria y el sector servicios.

Los oficios de la población tuvieron su influencia en la arquitectura urbana del municipio. En la actualidad todavía se pueden ver viviendas de tipo rural –construidas con tapiales de tierra y adobe, madera, yeso, piedra y tejas en las cubiertas-, dependencias agropecuarias e incluso edificios mixtos –viviendas con un espacio anexo para un pajar, establo…-. En Morata también existen unas viviendas –prácticamente deshabitadas- muy peculiares por encontrarse excavadas en los cerros. Además, desde mediados del siglo XX, se han edificado viviendas de tipo urbano y segundas residencias.

El paisaje de la localidad tiene dos elementos diferenciados: La vega del Tajuña y los llanos que se elevan sobre el valle excavado por el río. Este cauce, además, origina vegetación de ribera donde destacan álamos blancos, olmos, sauces y mimbreras. En el entorno también tienen su lugar destacado los campos de cultivo. La fauna predominante en el municipio está formada por gran número de aves, mamíferos, reptiles, anfibios y peces. Las rutas existentes permiten observar la riqueza vegetal y animal mientras se está en contacto con la naturaleza.

Morata también dispone de interesantes ejemplos de patrimonio artístico como la Iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción, erigida con piedra en el siglo XVI sobre una construcción anterior. El cuerpo principal de la Iglesia –formado por el presbiterio y la nave central con tres capillas laterales en cada lado- se adosó a la antigua construcción de torre y acceso oeste. Otros edificios religiosos son: la Ermita de la Virgen de la Antigua –de planta cuadrada a la que se añadió, en el siglo XVII, una nave alargada en la que se sitúa la puerta de acceso a la ermita, un pequeño campanario y un porche exterior-; La Ermita de la Soledad y de Fátima –del siglo XVII realizada con muros de mampostería y cubierta con bóveda de cañón-; y la Ermita del Cristo de la Sala.

Entre las festividades destaca, La Pasión Viviente de Jesús. Se celebra el Jueves Santo. Todo el pueblo colabora con esfuerzo e ilusión en la representación de la muerte y resurrección de Jesús, una especie de Pasión teatralizada de unas tres horas y media de duración que se ha convertido en un acto multitudinario de interés turístico al que acuden miles de personas. Es una fiesta de interés turístico regional desde 2001 y la única que cuenta con Bendición Apostólica, otorgada por el papa Juan Pablo II. Se representan las siguientes escenas de la vida de Jesús: el Sermón de la Montaña, el milagro de los panes y los peces, la resurrección de Lázaro, la entrada de Jesús en Jerusalén, la traición de Judas, la oración en el Huerto de los Olivos, la última cena, las negaciones de Pedro, el juicio de Poncio Pilatos, la suelta de Barrabás, el calvario hasta la cruz, la muerte y la resurrección de Jesús.

Más información: Lugares de interés en Morata de Tajuña