Turismo Madrid

Red de castillos de la Comunidad de Madrid

Villa fortificada y Castillo de Buitrago de Lozoya. Su Castillo o Alcázar, que no sigue el modelo predominante de castillo señorial de la época, junto a la Iglesia de Santa María del Castillo, la Torre del Reloj y la muralla confieren un aire medieval a este municipio, que presume de una agenda cultural tan activa que tiene propuestas para las cuatro estaciones. 

Un paseo por la Edad Media

Tanto el castillo como las murallas se han conservado casi íntegramente debido a que, por su solidez, se les han dado otros usos, ahorrando así material. Así, las murallas sirvieron de apoyo a casas modernas, mientras que el castillo se transformó en plaza de toros. De hecho, hoy en día las gradas de la plaza aún ocupan el espacio que anteriormente ocupaban las habitaciones del castillo, y el patio acoge conciertos en verano.

La mejor manera de apreciar el conjunto es comenzar el recorrido por el Puente del Arrabal, desde donde se disfruta de la más amplia vista de todo el recinto fortificado. En esta zona exterior es donde se situaban los burgos periféricos habitados por los campesinos más pobres y artesanos cuyos talleres por razones de higiene debían estar “extramuros”, asimismo ventas y posadas. Una vez dentro del recinto no dejes de ver la Torre del Reloj, caminar por la muralla y visitar la Iglesia de Santa María del Castillo.

Un castillo singular

Gracias a su reciente restauración y a las excavaciones arqueológicas, se han recuperado restos de la barrera y el foso con que contaba originalmente. A diferencia de otros castillos señoriales, este no posee una torre del homenaje donde celebrar actos protocolarios y su diseño lo sitúa más cerca del alcázar urbano de tradición andalusí, cómodo y rodeado de un cinturón defensivo. También propios de la arquitectura andalusí son los ladrillos, que predominantemente se emplean en su construcción.

Una de las estructuras más características de este castillo es la coracha, un brazo de la muralla que bajaba hasta el río para proteger el puente y que al observarlo nos da la sensación de que el castillo se extiende hasta el Lozoya. En la actualidad, cuenta con un arco bajo el que pasa una calle, aunque ninguno de los dos existía en época medieval. Por su parte, el puente que es de posible origen romano, hoy no está visible porque se encuentra bajo las aguas del embalse. 

Más información: Buitrago del Lozoya