Turismo Madrid

Turismo Madrid. Cercedilla

La presencia romana en la zona queda probada gracias a la calzada romana que atraviesa el Puerto de la Fuenfría, mientras que su belleza y riqueza natural la convirtieron en parada de la Corte Real en su camino de La Granja a Madrid. Ideal para practicar actividades al aire libre.

Las primeras referencias directas sobre Cercedilla se encuentran, en el siglo XVI, en obras de Fernando Colón, Miguel de Cervantes y Francisco de Quevedo. Aun así, la presencia romana en la zona está probada gracias a la calzada romana que atraviesa el Puerto de la Fuenfría. La excepcional belleza de Cercedilla y su riqueza natural la convirtieron en parada de la Corte Real en su camino de La Granja a Madrid y viceversa hasta la apertura de una nueva vía por Navacerrada. Otro hito importante en la historia municipal fue la llegada del tres en 1888, que supuso un impulso en todos los ámbitos para la localidad.

Los primeros habitantes se dedicaban a labores agrícolas, a la producción maderera y a la ganadería, que además disponía de tres vías pecuarias y elementos como el potro de herrar y el tentadero. También había molinos harineros y varios comercios. El desarrollo de Cercedilla y su privilegiada situación geográfica han convertido la localidad en un lugar turístico, de recreo y descanso estival para muchas personas y en sede de asociaciones deportivas, culturales y científicas. En el municipio también se ubica el Puerto de Navacerrada, punto estratégico de las comunicaciones entre las mesetas y referente de actividades al aire libre y del esquí.

La riqueza natural de Cercedilla es envidiable, con abundante agua y variada flora y fauna que tienen una magnífica representación en el Valle de la Fuenfría. El pino es la especie arbórea más importante aunque existe un bosque de robles de inmenso valor y, también, se pueden encontrar chopos, acebos, retama, tejo, serbal, enebro, brezo, matorrales y pastos. Los mamíferos, aves, insectos, reptiles y anfibios son las principales especies animales. Cercedilla ofrece la posibilidad de disfrutar de la naturaleza gracias a los miradores y rutas existentes en el municipio.

El patrimonio artístico y cultural de la localidad es muy notable. Además de los restos romanos como la calzada y los puentes, hay también construcciones religiosas como la Iglesia de San Sebastián y la Ermita de Santa María –del siglo XVII y que muestra la arquitectura popular-. La Iglesia, de origen románico tardío, es un edificio exento con planta de cruz latina con una sola nave. En su interior destaca un retablo churrigueresco de 1612 que decora la cabecera de la Iglesia.

En Cercedilla también existen construcciones relevantes de finales del siglo XIX y principios del XX, entre la que figuran las Colonias de Veraneo, la Estación de Ferrocarril, la Fábrica de la Luz, el Sanatorio de la Fuenfría, el Club de Mayores y la Plaza de Toros.

Más información: www.cercedilla.es