Turismo Madrid

 

Los musicales imprescindibles de Madrid

 

Una de las mejores experiencias de las que se puede disfrutar en Madrid tiene que ver con su oferta cultural. Dentro de esto, quizá destaque especialmente todo lo que tiene que ver con los musicales, porque desde que este género comenzó a despegar no ha hecho otra cosa que hacer disfrutar a un público que sabe valorar bien estos espectáculos.

En la capital se estrenan anualmente obras que se mantienen durante varias temporadas, pues el boca a boca primero y los galardones después hacen correr la noticia de que un nuevo estímulo musical ha llegado a la ciudad. La cartelera va cambiando y renovándose, pero también hay ciertos espectáculos que han sabido mantenerse en el tiempo. Esos son los que protagonizan estas líneas: los musicales que uno no se puede perder si visita Madrid.

Los veteranos de la capital
A la hora de hablar de musicales en Madrid, hay que comenzar por mencionar al que, valga la redundancia, es el rey. Es decir: El Rey León. Quizá sea la mayor producción musical jamás representada en España. Esta obra llegó directa desde Broadway y ya cuenta con más de 100 millones de espectadores en todo el mundo, así que puede considerarse un privilegio tener la oportunidad de disfrutarla en Madrid. Desde el fantástico elenco, que a pesar de vivir transformaciones nunca ha dejado de conquistar al público, hasta la puesta en escena, con esas pequeñas obras de arte que sirven para recrear un mundo conocido por todos, lo que ha logrado El Rey León puede considerarse una hazaña. La primera función se llevó a cabo el 20 de octubre de 2011, por lo que lleva más de una década en cartelera. No parece que este telón vaya a bajar.

118711318 3957365870947487 8592736935545530388 n 1

Otro de los veteranos es La llamada, que se celebra desde 2014 en el Teatro Lara. Este musical creado por Javier Ambrossi y Javier Calvo comenzó a representarse en el hall del teatro, hasta que su escenografía evolucionó un poco y pasó a ocupar la sala al completo. Su puesta en escena sigue siendo sencilla, porque lo que importa es la originalidad de la historia y el disfrute que esta trae consigo. La llamada sigue las aventuras de una adolescente a la que se le aparece Dios mientras pasa unos días en un campamento dirigido por monjas. Lo particular del caso es que en esas revelaciones siempre aparece cantando temas de Whitney Houston. Con un carácter propio, desde 2017 también con película protagonizada por el reparto original del musical, La llamada ya ha reunido a un millón de espectadores que han salido de ese teatro cantando, bailando y celebrando la vida, sea cual sea la que uno quiere vivir.

Una cartelera siempre atractiva
En cartelera desde 2018, ya puede considerarse un casi veterano El Guardaespaldas, que está basado en la película de 1992 protagonizada por Whitney Houston y Kevin Costner. Esta producción musical no se diferencia de su inspiración directa, pues sigue la historia de Rachel Marron, una estrella del pop que se ve obligada a contratar a un guardaespaldas tras sufrir un episodio de acoso. El Guardaespaldas reúne en dos horas toda la emoción y las canciones que ya triunfaron hace treinta años en gran pantalla. Por eso, precisamente, ha conseguido hacerse con un hueco permanente en la amplia cartelera madrileña.

Otros musicales como Anastasia también han logrado, en los últimos años, reunir cientos de miles de espectadores en sus butacas. Una de esas películas de animación que aprecia el público general se convirtió en propuesta musical en Nueva York y no mucho tiempo después llegó a Madrid, demostrando que la capital sigue el ritmo internacional. Anastasia aterrizó en el Teatro Coliseum, en Gran Vía, en octubre de 2018.

La oferta, como se ha dicho anteriormente, cambia conforme se estrenan las temporadas y las últimas novedades de Broadway, que suele marcar la tendencia a seguir, van llegando. Pero, independientemente de los títulos de la cartelera, resulta evidente que Madrid siempre contará con una joya musical de la que disfrutar.

 

Créditos Imágenes: Musical El Rey León © Brinkhoff