Turismo Madrid

 

Las subastas en Madrid y sus casas con más tradición

 

Madrid es una ciudad interesante para todo aquel que busca antigüedades y tesoros de otros tiempos. Es increíble lo que se puede encontrar en casas de subastas, anticuarios y en el mismo Rastro. Se pueden encontrar aún verdaderas  joyas artísticas a precios aceptables en comparación con cualquier ciudad italiana o cualquier capital europea.  Lo importante es saber dónde buscar y cómo. 

En esta entrada hablaremos brevemente del mercado de las subastas de arte y antigüedades en Madrid. 

Las casas de subastas con más tradición en Madrid son: Ansorena, Pedro Durán y Abalarte Subastas. Estas casas tienen sus tiendas y showrooms donde exponen al visitante los artículos que están en subastas activas. Estas tres casas tienen su sede en el barrio de Salamanca o en los alrededores de la Puerta de Alcalá. Además de estas tres casas de subastas, las casas británicas más prestigiosas, tales como Sotheby´s  y Christie´s, han abierto representaciones en Madrid.  Estas casas son las que mueven el mercado de las subastas de arte, joyas y platería.

Es un verdadero placer visitarlas y poder ver los muebles, pinturas, joyas, platería y otros objetos de valor que retornan al mercado tras estar quizás décadas custodiadas en casas palaciegas o en colecciones privadas.   

 ¿Cómo funcionan? Hay que estar casi permanentemente de caza de estos objetos. Normalmente hay que darse de alta en sus páginas para recibir los catálogos y las notificaciones de cada subasta y poder darle seguimiento a los lotes y estar al tanto de las fechas y horas en las que las subastas tienen lugar. Actualmente muchas subastas tienen lugar en sus propias sedes, pero también asisten personas de manera virtual que hacen sus pujas en tiempo real. 

A la llegada y al registro de cualquier subasta se tiene uno que registrar con DNI y datos completos. Asistir y participar en subastas es una experiencia llena de adrenalina. Si te decides a probar esta experiencia, es recomendable mantener los pies sobre el suelo y la mirada en la cuenta bancaria.

Este es un deporte más que se puede practicar en Madrid: ir de cacería (de objetos hermosos). 

 

Créditos Imagen: © Gena Melendrez. Shutterstock