Turismo Madrid

Si Madrid sorprende a pie a todos sus visitantes, ¡imagínate conocerla desde el aire!, para ello, no pierdas la oportunidad de visitar el Teleférico de Madrid antes de comenzar tu ruta por las calles de la ciudad.

Día 1

MAÑANA:

¿Qué mejor idea que coger fuerzas con un desayuno para comenzar un día de turismo? Café de Oriente es una muy buena opción para disfrutar de la que dicen que es la comida más importante del día. Sentado en sus terrazas y balcones, podrás ver el Palacio Real y sus jardines, lugar que te recomendamos visitar de cerca cuando acabes de coger energía. Además, aprovecha para visitar la Catedral de la Almudena, con su cripta y subir a ver su cúpula. Si es miércoles (de otoño, primavera e invierno) podrás ver también el relevo de la Guardia Real en la Puerta del Príncipe (calle Bailén) a las 11 de la mañana.

Camina hasta la Plaza Mayor para sumergirte en el Madrid de los Austrias. Allí puedes rellenar el estómago con un bocadillo de calamares o un pincho de tortilla y una caña. Una vez probado este manjar tan típico de la gastronomía madrileña, continúa hasta la puerta del Sol y ¡no olvides fotografiarte junto al Oso y el Madroño!

TARDE:

El recorrido hasta llegar a la Plaza de Neptuno es impresionante: Paseo del Arte, Congreso de los Diputados e Iglesia de los Jerónimos son algunos de los monumentos que encontrarás de camino. Una vez allí, echa un vistazo a tu alrededor: el Museo Thyssen, la Bolsa, el Hotel Ritz, el hotel Westin Palace Madrid y el Prado: Madrid es todo un lujo para los sentidos. Un brunch en el Ritz o el Palace es una de las mejores opciones.

Elige el museo que más llame tu atención y sumérgete en él para contemplar obras increíbles, como El Guernica.

Tras tu visita cultural, camina hasta la Plaza de Cibeles, símbolo de la ciudad y, tras contemplarla, visita unas cuantas tiendas por la Calle Velázquez, Serrano, Almirante o Prim.

NOCHE:

Para cenar ¿qué mejor lugar que la Plaza Santa Ana? tapas variadas y buen vino es lo que encontrarás allí y, si aún te quedan fuerzas vista alguno de los bares y discotecas que componen la variada oferta de ocio nocturno de la capital.

Día 2

MAÑANA:

Visita el Museo del Prado y descubre a grandes pintores españoles como Goya, Velázquez, Murillo, Zurbarán, Ribera, El Greco.... Ahí encontrarás, además, una de las primeras pinacotecas del mundo, con más de 200 años de antigüedad y miles de cuadros de maestros de la pintura. No te pierdas tampoco la ampliación del museo realizada por el arquitecto Rafael Moneo en el claustro de la Iglesia de los Jerónimos.

Después, relájate en el Parque del Retiro: el pulmón verde de la ciudad de Madrid. ¡Si te apetece podrás hasta alquilar una barca en su estanque! Y tras un paseo reconfortante, llega a la calle Alcalá para visitar la Plaza de Toros de las Ventas y degustar en Los Galayos o Casa Pedro otra de las especialidades de la ciudad: el rabo de toro estofado.

TARDE:

Tras la hora de la comida, adéntrate en el barrio de Salamanca para practicar shopping y, si estás muy cansado, tómate un café para recuperar energía en alguna de las coquetas cafeterías que hay cerca de la Plaza de Colón y aprovecha para hacer unas fotos en los jardines del Descubrimiento con la Biblioteca Nacional al fondo.

NOCHE:

¡Hora de cenar! Esta vez por Alonso Martínez donde descubrirás alguno de los restaurantes de moda y si aún tienes ganas de más, ¿qué mejor que un mojito en una terraza o bar de la zona? Así, hasta la madrugada.

Día 3

¡Toca salir de la ciudad! La Comunidad de Madrid presenta innumerables alternativas. Hemos seleccionado algunas que no te puedes perder si visitas Madrid y región. A los pies de la sierra de Guadarrama, se encuentra San Lorenzo de El Escorial, un municipio que aúna naturaleza e historia. No te pierdas su majestuoso Monasterio y Basílica.

Puedes comer en cualquiera de los restaurantes que hay en el municipio y probar las carnes de la Sierra de Guadarrama. Otra de las opciones es conocer Alcalá de Henares, ciudad llena de historia y tradición y declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Su universidad y la casa que vio nacer a uno de los escritores españoles más ilustres de nuestra literatura, Miguel de Cervantes, son imprescindibles.

También puedes dirigirte a Aranjuez para visitar su excepcional Palacio Real y sus jardines o bien dirigirte a Chinchón, municipio que cuenta con una pintoresca y singular Plaza Mayor. ¿Sabías que en Buitrago de Lozoya hay una interesante colección de obras de Picasso? Además, cuenta con un recinto amurallado que data del siglo XI. Todas estas localidades se encuentran a menos de una hora de Madrid. Están bien conectadas con la capital mediante carretera, tren o autobús y puedes disfrutar de la naturaleza, de una variada oferta gastronómica y de una interesante jornada fuera de la capital.

Día 4

MAÑANA:

¡Mañana de arte! Visita otro de los museos situados en el Paseo del Arte: el Museo Thyssen-Bornemisza. Un recorrido desde el siglo XIII al XX, donde recorreremos el Renacimiento, el Barroco hasta llegar al Pop Art.

Después de empaparnos de cultura ponemos rumbo a la plaza de Colón y los Jardines del Descubrimiento. Cerca de allí se encuentra el barrio de Chueca, una de las zonas donde se ha instalado la comunidad gay y que cada año recibe millones de visitantes de todo el mundo durante la celebración de la Fiesta del Orgullo Gay. Chueca cuenta con numerosos bares, cafés, tiendas y establecimientos. Por tanto, es una opción más que maravillosa para comer.

En torno a la plaza de Chueca o de Pedro Zerolo, tenemos las calles más comerciales y con más oferta gastronómica: de los restaurantes más tradicionales hasta lo más cool del momento. ¡Así es Chueca! Hazte con las propuestas más vanguardistas en lo que a moda se refiere y prueba a sentarte en un establecimiento de sabor neoyorquino. Madrid es una ciudad abierta y tolerante y aquí lo vas a comprobar.

TARDE:

Después de la comida, toma un café o mojito en la terraza del Hotel Room Mate Óscar, un lugar perfecto para fotografiar el edificio de Telefónica desde las alturas y relajarte en uno de sus colchones.

Es el momento de visitar Fuencarral: una calle peatonal llena de tiendas de moda y diseño. Recórrela hasta llegar a Malasaña, uno de los centros neurálgicos de ocio nocturno.

NOCHE:

Una vez en Malasaña, comprobarás que la oferta es infinita. Por cualquier calle encontramos bares, tabernas o tascas donde picotear o tomar una caña con unas tapas. También, por supuesto, cenar en uno de sus múltiples y modernos restaurantes. Podemos salir por los alrededores de la Plaza del Dos de Mayo o bien ir hasta la plaza de las Comendadoras. Estás en la zona donde nació la Movida Madrileña, uno de los movimientos culturales más fuertes de comienzos de los ochenta y que aún hoy se respira en muchos de sus locales.

Día 5

MAÑANA:

Para el quinto día de este viaje por Madrid, te proponemos naturaleza y diversión. Pon rumbo a la Casa de Campo. La forma más ecológica de llegar hasta allí es en el Teleférico, que se encuentra en Paseo Pintor Rosales. Montado en una cabina tendrás la posibilidad de ver desde lo alto sitios emblemáticos de Madrid, desde el parque del Oeste hasta el edificio de Telefónica de la Gran Vía, pasando por la Rosaleda o la ermita de San Antonio de la Florida.

De paseo por la Casa de Campo, alquila una barca y rema en el lago o tómate un aperitivo en una terraza dejándote distraer por la flora y la fauna local. Mientras que, en El Pabellón de Ondarreta, la Parrilla del Embarcadero, Príncipe Akua, La Fogata, La Pesquera, La Bicicleta, La Masía o Las Marismas, puedes saborear algunos platos de la renombrada cocina española y madrileña.

TARDE:

Si estás de viaje con tus niños, ¡qué mejor idea que el Zoo Aquarium! Especies de todos los continentes y osos pandas gigantes con nombres propios, les van a dar la bienvenida. Y para descargar adrenalina podéis subir en una de las atracciones del Parque adyacente al Zoo.

ATARDECER:

Sobre nuestra sugerencia para el atardecer no hay dudas, es el Templo de Debod. En este templo egipcio, situado en pleno Parque del Oeste, se puede admirar unas de las más sugestivas puestas del sol de la capital, con vistas al Palacio Real.

NOCHE:

Cerca de allí está la Plaza de España, presidida por Cervantes y los fieles Don Quijote y Sancho Panza. Subiendo por la calle Princesa verás unas escaleras. Una vez subidas, sigue hasta la zona de Conde Duque, donde te encontrarás con una amplia variedad de terrazas, bares y restaurantes para que elijas donde tapear y transcurrir la noche.

Día 6

MAÑANA:

El sexto día dedícalo a la visita del estadio Santiago Bernabéu. A través de un recorrido guiado vas a ver los vestuarios de los jugadores del Real Madrid, el campo de fútbol, la tribuna, la zona vip...un verdadero lujo para un forofo. O a la visita del nuevo Wanda Metropolitano, un estadio más moderno de cinco estrellas.

Prosiguiendo hasta la zona más moderna de Madrid, puedes contemplar las nuevas Cuatro Torres. Un parque empresarial con rascacielos de 250 m. que lleva la firma de arquitectos de renombre como Norman Foster o César Pell, entre otros. De paso puedes comer en el restaurante Volvoreta del hotel Eurostars Madrid Tower o alojarte en el lujoso hotel Eurostars Madrid Tower, con unas espectaculares vistas panorámicas.

TARDE:

Por la tarde pasea por la zona de Salamanca y sus prestigiosas boutiques. Quedándote en este barrio tienes varias opciones para cenar, las mejores interpretaciones de la gastronomía local te están esperando para que las pruebes.

NOCHE:

¿Música en vivo o bailes hasta la madrugada? En la zona hay todo tipo de clubes, bares y discotecas para acabar la noche o saludar un nuevo día… Por tanto, ¡no tendrás que elegir!

Día 7

MAÑANA:

Séptimo día y ya eres un madrileño más, así que toca El Rastro y cañas en La Latina, como ocurre todos los domingos y festivos del año en Madrid. Este mercadillo al aire libre de objetos cotidianos, antigüedades, ropa y complementos, marroquinería o simplemente rarezas, con más de 400 años de historia, es toda una institución en la capital. Forma parte del patrimonio cultural madrileño y hay que pasar por sus puestos para que respires Madrid.

Y ¡cómo no!, hay que comer una tosta en el Capricho para que tu viaje sepa a Madrid. Puedes seguir la tarde de caña en caña, aprovechando para caminar y callejear por el popular barrio de La Latina, donde está ubicada parte del Madrid histórico y más antiguo.

TARDE:

Para completar el viaje como es debido, hay que perderse por el centro, la Gran Vía y sus tiendas. Mirando hacia arriba, observarás los históricos edificios que pueblan esta calle, que conviven junto con cines, teatros, bares, restaurantes, hoteles y comercios.

NOCHE:

Sólo tienes que elegir el género teatral con el que quieres acabar este día y ya tienes plan para esta noche. Tras una cena informal y una vuelta por el reformado barrio de Triball, ha llegado la hora de despedirte de Madrid, de momento...