Turismo Madrid

Los más golosos siempre tenemos hueco para un postre dulce y más si se trata de uno navideño, clásico, artesano y hecho en una pastelería centenariaPorque si durante más de cien años la gente ha elegido no perderse estas pastelerías ¿quiénes somos nosotros para llevarles la contraria?

Por ello te invitamos a realizar el recorrido más dulce por Madrid: una ruta por sus pastelerías más míticas, en las que podrás disfrutar del olor y el sabor de polvorones, turrones, mantecados, roscones de reyes, chocolate con churros, mazapanes, hojaldres… Sí solo de oir estos dulces típicos se te hace la boca agua, apunta estos sitios con más de 100 años de historia a la espalda:  

La Mallorquina

 Coll, Ripoll y Balaguer fundaron esta pastelería que debió su nombre al origen de sus dueños. Por ello, y siguiendo la tradición de su lugar de nacimiento, el producto estrella de entonces era la ensaimada, la cual siguen vendiendo con mucho éxito. Pero, lo que verdaderamente cautivó a los madrileños fue el sabor de sus míticas napolitanas y es que… ¿quién se puede resistir a una de ellas cuando pasa por la calle Mayor?

 Casa Mira

Tras seis generaciones, la familia Mira sigue ofreciendo a los madrileños sus pasteles y turrones. Su fundador, Luis Mira, fue el proveedor de dulces de la Casa Real durante el reinado de Isabel II. Casa Mira es la única fábrica de turrones que existe de mediados del siglo XIX, y, por su aclamada fama, sus productos son exportados tanto dentro como fuera de nuestro país. Una delicia para los paladares más exigentes. 

La Antigua Pastelería del Pozo

Desde 1830 la familia Agudo lleva realizando en esta pastelería sus famosos hojaldres artesanales, pan de Cádiz, roscones y turrones. A pesar de las diversas reformas del local, el mobiliario es el original de la época en la que se fundó. El nombre se debe a la calle donde está situado: Calle del Pozo número 6, donde existía la creencia de que era la ubicación de un pozo que hacía milagros al albergar reliquias de unos santos. 

El Riojano

Dámaso de la Maza, “El Riojano”, lleva endulzando la capital con sus creaciones desde 1855. Se trata de una pastelería que ha pasado de jefes a empleados desde su fundación y de la que destacan unos dulces en forma de C y con sabor a limón que se sirven durante el Consejo de Estado. La pastelería “El Riojano” respeta los dulces típicos de la capital adaptándose al calendario de fiestas de Madrid, por ello, depende de cuando lo visites podrás saborear roscones de Reyes, panecillos de San Antón, rosquillas tontas y listas, azucarillos de San Isidro, huesos y buñuelos de santo o la corona de la Almudena.

L’hardy

Esta pastelería, creada en 1832, era conocida en la capital por sus productos suizos. Siete años después, ampliaron su uso ofreciendo también un restaurante dónde poder degustar platos exquisitos. Se convirtió en un lugar de culto para los madrileños, en los que se reunían políticos e intelectuales. Al abrir sus puertas, regresarás al pasado, ya que mantienen la estética y el mobiliario típicos de la época de cuando se inauguró.  

Viena Capellanes

El Pan de Viena, fue patentado y fabricado en exclusividad por esta pastelería durante más de diez años. Su origen en 1873 se estableció en la antigua Casa de Capellanes y, de la combinación de estos dos hechos, surgió su nombre. Esta pastelería logró ser una de los primeros proveedores de la Casa Real. Actualmente, puedes disfrutar de diversos Viena Capellanes por toda la capital, debido al carácter de franquicia de su marca.

 

¿Listo para comenzar la ruta? Estamos seguros de que te dejará un buen sabor de boca. 

 

Más información: Madrid Histórico

Créditos imagen: ©Tagstock1_Shutterstock