Turismo Madrid

Ruta gastronómica por la Comunidad de Madrid

La rica gastronomía madrileña es uno de los puntos fuertes de nuestro atractivo turístico, deliciosos cocidos, asados, tapas, frutas y verduras de la huerta, junto con materias primas de excelente calidad, excelentes vinos y el buen hacer tradicional. Te ayudamos a descubrirlo haciéndote una selección de veinticinco restaurantes de las diferentes localidades de Madrid. ¿Nos acompañas?

Hostería del Estudiante: Cocina tradicional autóctona y regional de calidad. Incluido en la Red de Paradores y ubicado en un viejo caserón del siglo XVI, la Hostería es unos de los restaurantes más conocidos y tradicionales de Alcalá de Henares. Podrás degustar fabulosos platos como las sopas de ajo, cocido madrileño, asados de cordero y cochinillos, migas con chocolate, entre otros, disfrutando de unas maravillosas vistas al conocido como Patio Trilingüe.

Parador de Alcalá de Henares: Justo en frente de la Hostería, se encuentra el restaurante del parador donde encontrarás también comida autóctona y tradicional, pero en perfecta combinación con la cocina de autor y de vanguardia, con reminiscencias de la cocina Cervantina. Oferta la más importante carta de vinos D.O. de España. Destacan el bacalao con verduras y cremoso de patata, o callos Isabelinos entre otros.

Casa Pablo: Otro restaurante al gusto tradicional, pero en este caso con ambientación taurina, y que llevan degustando los paladares más exigentes desde 1941. La mejor cocina casera y vinos de calidad, con el mismo ambiente acogedor y elegante de hace setenta años en la localidad madrileña de Aranjuez.

La Máquina de la Moraleja: Experiencia, producto de calidad y un exquisito ambiente es lo que distinguen a la cadena de restaurantes La Máquina, de sobra conocidos en Madrid. Este restaurante está especializado en mariscos y pescados, y destaca por su espléndida terraza junto al pinar.

Las Cuevas del Vino: Este restaurante localizado en Chinchón, está catalogado de interés turístico y desde que fue inaugurado en 1964, ha sido objeto de visita de muchas personalidades. Cocina casera, tradicional y rural como chorizo a la brasa, asados al horno de leña, las judías Chinchoneras, etc.

El Cenador de Salvador: Fundado por Salvador Gallego Jiménez, uno de los cocineros españoles con más renombre, este restaurante ubicado en Villalba, cuenta con media docena de comedores y tres terrazas ajardinadas, donde la alta cocina clásica se alía con la modernidad. Destacan platos como la pirámide de foie al Armagnac o las sencillas patatas a la importancia con langostinos, entre otros.

Horno de Asar de Paco: En Los Molinos, encontramos este restaurante especializado en la cocina tradicional y los asados, con una selecta carta de vinos de Ribera del Duero y La Rioja principalmente. El Horno de Asar, es uno de los restaurantes más importantes de la Sierra de Guadarrama. No te puedes perder las croquetas cremosas de jamón, idiazábal, amanita cesárea o boletus, pochas con verduras y fabada asturiana.

Coque: Con Mario Sandoval, uno de los más prestigiosos cocineros madrileños, al frente de este restaurante de Humanes, no es de extrañar que este sea uno de los locales madrileños más importantes. Verduras y hortalizas cultivadas en su propio huerto, creatividad de calidad y carta de vinos y bodega incomparable. Innumerables especialidades únicas y excepcionales entre las que resulta difícil elegir una...

Hostería de las Monjas: Disfruta de la tradicional cocina castellana, rodeado de la historia y tradición del emblemático convento del siglo XVI en Navalcarnero. Deliciosas carnes hechas al estilo tradicional. No olvides recorrer la villa madrileña bajando a los pasadizos de la Cueva del Beso.

Charolés: Hasta San Lorenzo de El Escorial tendrás que acercarte, si lo quieres es degustar el clásico cocido hecho según lo hacían nuestras abuelas, en este restaurante tienes uno de los mejores de Madrid, sopa de fideos, garbanzos de Fuentesaúco, gallina, morcillo, relleno etc. Cocina tradicional al estilo de siempre y con garantía de éxito.

Asador de Aranda: En la localidad de Las Rozas, se encuentra este asador castellano donde podrás disfrutar de un magnifico lechazo asado al puro estilo tradicional del horno de leña.

El Vagón de Beni: Si lo que buscas es un sitio mágico y especial con una fabulosa comida, en Hoyo de Manzanares encontrarás el sitio ideal. Este restaurante, está ubicado en dos vagones de tren donde incluso hay un vagón privado para disfrutar de una cena romántica.

Asador los Pepes: Junto al Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, al Puente Románico y la iglesia parroquial del s. XV. de Soto del Real, podrás relajarte y degustar de un cordero lechal con denominación de origen, en un entorno natural inigualable.

El Portillón: Este establecimiento es todo un referente en la zona, situado también en plena Sierra de Guadarrama, en Navacerrada. Su oferta se fundamenta en las fabulosas carnes rojas de la Sierra de Guadarrama y en la carne de ciervo. Chuletón de buey, bacalao al pil-pil, o solomillos, son algunas de sus especialidades.

Palacio del Negralejo: Ideal para llevar a cabo todo tipo de celebraciones, es un fabuloso palacio del siglo XVII con diversidad de comedores al estilo castellano. El restaurante, ubicado en Rivas-Vaciamadrid, basa su oferta en cocina castellana, y platos de influencia vasca.

Los Cerezos: El hotel-restaurante de Robregordo, ofrece unas magníficas vistas panorámicas a la Sierra Norte de Madrid. Especializado en comida castellana, con capacidad para 400 comensales es ideal para realizar reuniones familiares o eventos de empresa.

Ad Libitum: Enmarcado en el precioso pueblo de La Hiruela, en este restaurante podrás rememorar un mundo de sabores del pasado, influenciados por los sabores y tradiciones del norte, con una decoración rústica y acogedora que te hará sentir como en casa.

El Roble: En Arganda del Rey se encuentra este asador tradicional con horno de leña, basado en los productos típicos de la zona. A destacar el arroz caldoso con bogavante o cordero lechal al horno de leña. Agradable terraza de temporada.

El Convento y El Bodegón: En un antiguo convento Agustino de Chinchón, con un encanto singular, se sitúa este Parador cuyos dos restaurantes ofrecen una comida tradicional. No te pierdas el cocido completo de Taba, los platos elaborados con los frutos de la Vega de Chinchón, El Asado de paletilla de cordero lechal, la tarta de manzana de los Agustinos, entre otros.

El Rincón de Luis: Al sur de Madrid, en un pueblecito de 900 habitantes llamado Titulcia, se encuentra este típico mesón castellano de comida tradicional, del que cabe destacar su famosa tortilla de patatas, que el periodista español Martín Ferrand, calificó como de las tres mejores de España, su incomparable foie, cocochas pil-pil, etc.

Azaya: Cocina tradicional, productos de calidad y buen hacer es lo que distingue a este restaurante fundado por los hermanos Santamaría en 1978, en la localidad de Mataelpino. Magníficas vistas a la sierra de la Maliciosa, terraza de verano y parque infantil para los niños.

Chirón: Alta cocina con inspiración castiza en la periferia de Madrid, más concretamente en Valdemoro, con el sello de Iván Muñoz, una de las más importantes promesas de la cocina de autor madrileña. Galardonado con una estrella Michelin, aúna creatividad y vanguardia en sintonía con la cocina de toda la vida. Un lujo.

El Poleo: Enmarcado en la bella sierra norte de Madrid, en la localidad de Patones de Arriba, se encuentra este restaurante, referente de cocina en la zona. Cocina tradicional con tintes creativos e influencias del sur, entre los que destacamos salmorejo cordobés con huevo o crujiente de jamón, alcachofas frescas, con foie gras, entre otros.

El Mesón de Doña Filo: De dimensión reducida pero grande en calidad, este restaurante ubicado en Colmenar del Arroyo, ofrece cocina tradicional con influencias mediterráneas y cántabras. Uno de los mejores de Madrid en platos de casquería.

Jiménez: Ubicado en la antigua estación de tren de Majadahonda, junto a las vías, se encuentra este restaurante de cocina de mercado en perfecto equilibrio entre tradición y creatividad. Su chef, David Jiménez, ha pasado por los fogones de Arzak, Berasategui y El Amparo.