Patones © Comunidad de Madrid

PATONES DE ARRIBA

Patones de Arriba es uno de los mejores y más representativos ejemplos de la arquitectura de pizarra negra y un ejemplo único en la Comunidad de Madrid. En este paraje recóndito, enclavado en el valle del Jarama, disfrutarás de un paisaje y unas construcciones insólitas (un museo de pizarra al aire libre).

Dice la leyenda que ni Napoleón pudo encontrar este pequeño asentamiento de montaña de difícil acceso, que tuvo hasta reyes propios. Declarado conjunto histórico y Bien de Interés Cultural en 1999 es, a partes iguales, un secreto y una sorpresa. Esculpida entre las rocas, la arquitectura única de Patones permanece resguardada en un paréntesis de tiempo. Un secreto que debe descubrirse paso a paso.

Qué ver en Patones

En Patones, tendrás la oportunidad de visitar antiguos restos arqueológicos de gran valor, como el Yacimiento de la Dehesa de la Oliva; descubrir paisajes sorprendentes, como los que te aguardan en los altos del cerro, en el Cancho de la Cabeza; y admirar su patrimonio hidráulico, con estructuras tan destacadas como la presa de El Atazar o la del Pontón de la Oliva, la más antigua de la Comunidad de Madrid.

Pasea por el laberinto de empinadas calles sinuosas para admirar de cerca las viviendas típicas, constituidas a base de pizarra, madera, ladrillo árabe, jaras y retamas. Visita la Iglesia de San José, acércate al Lavadero y la Fuente Nueva, uno de los rincones más fotografiados de Patones de Arriba que te permitirá viajar en el tiempo. Puedes también apreciar y contemplar antiguos hornos de leña, que se utilizaban sobre todo para cocer el pan y que son uno de los elementos más característicos de la arquitectura tradicional del pueblo, junto con las eras, los arrenes o los antiguos tinados que muestran la importancia de la ganadería en su economía.

En las afueras, ve hasta la ermita románico-mudéjar de la Virgen de la Oliva, del siglo XIII. Algo más allá, historia y sendero se orientan hacia los restos de un castro prerromano, concluyendo ante la presa del Pontón de la Oliva. El pasado late también con fuerza bajo la montaña, en la cueva del Posteguillo , guardiana de pinturas rupestres.

Qué hacer en Patones

Comienza tu viaje recorriendo la senda ecológica de El Barranco que separa los dos Patones, el de Abajo y el de Arriba, un camino de 750 m desde el que se divisa todo el entorno natural de este paraje. Lo primero que encontrarás según entras en el casco urbano es el edificio de la antigua iglesia de San José, de 1653, ahora habilitada como oficina de turismo. Durante la visita -entre casas de piedra- irás recorriendo las estrechas calles de esta pequeña aldea, y donde encontrarás una oferta gastronómica diferente, con restaurantes rurales, íntimos y románticos, rodeados de un paraje natural increíble.

Existen diferentes rutas para disfrutar este increíble paraje natural:

Subida al Cancho de la Cabeza: recorrido algo exigente debido a la distancia (12,5 km) y el desnivel que salva, pero muy recomendable por las vistas panorámicas sobre el embalse de El Atazar, con el paisaje de la Sierra del Rincón de fondo.

Vuelta a El Cabezo: recorrido circular, de unas dos horas de duración, que permitirá descubrir los alrededores de Patones de Arriba, disfrutando de unos paisajes únicos.

Ruta hacia la presa de la Parra: ruta lineal, de ida y vuelta (16 km en total), de escaso desnivel y gran atractivo. Discurre en paralelo al último tramo del río Lozoya, permitiendo descubrir uno de los paisajes más sorprendentes de esta localidad.

GR-10: ruta que discurre por el trazado del Gran Recorrido GR-10, entre el Pontón de la Oliva y la localidad de Torrelaguna. Recorrido lineal (16 km, solo ida), que atraviesa algunos de los enclaves menos conocidos del municipio.

Senda del Genaro GR-300: ruta de Gran Recorrido (GR-300) circular, bien señalizada, que recorre los seis pueblos que rodean el embalse de El Atazar. Por Patones discurren las etapas 1 y 2, permitiendo conectar esta localidad con las de El Berrueco y El Atazar.

CiclaMadrid MTB Tour: Recorrido a través de la red Carpetania, entre el Canal de la Parra y Torremocha del Jarama, y que se puede realizar en ambos sentidos, pasando por Patones, con una longitud total de 17,5 km (solo ida). Se encuentra señalizado.

Más información: Rutas turísticas de Patones

Planes en Patones

Para amantes de la arqueología y la historia: Pueden disfrutar del Yacimiento de la Dehesa de la Oliva, uno de los yacimientos visitables de la Comunidad de Madrid. El cerro en el que se ubica, próximo a la confluencia de los ríos Lozoya y Jarama, albergó un núcleo urbano de origen prerromano así como, posteriormente, una necrópolis visigoda. También podrás visitar la ermita Virgen de la Oliva, de origen románico-mudéjar, situada en las proximidades del Yacimiento de la Dehesa de la Oliva y la presa del Pontón de la Oliva. Se conserva el ábside de la ermita, así como el tramo inicial de la nave. Constituye uno de los monumentos más destacados de nuestro municipio, estando ubicada en un paraje de gran atractivo.

Patones cuenta con un interesante patrimonio hidráulico, formado por presas, acueductos, canales y sifones de las distintas infraestructuras hidráulicas. La primera, el canal de Cabarrús, era un sistema de riego que abastecía las huertas de Patones, Uceda, Torremocha y Torrelaguna. En el siglo XIX, durante el reinado de Isabel II, se construyó la presa del Pontón de la Oliva y el canal que transporta el agua hasta la actual calle Bravo Murillo en Madrid. La construcción más reciente es la presa de El Atazar, la última gran presa del río Lozoya.

Para amantes de la naturaleza: El Cancho de la Cabeza está considerado uno de los miradores más excepcionales de la Sierra Norte de Madrid. Desde lo alto de este privilegiado promontorio es posible divisar la práctica totalidad de la comarca, el embalse de El Atazar y un sinfín de cumbres y puertos de las sierras de Guadarrama y de Ayllón.

Los Meandros del Río Lozoya se encuentran en el último tramo del río Lozoya, antes de desembocar en el río Jarama. Pasada la presa del Pontón de la Oliva, se forman unos singulares meandros, atravesando un paisaje de enorme importancia ambiental. Una ruta que discurre en paralelo a este tramo del río Lozoya, permitiéndote descubrir rincones únicos y desconocidos, gran atractivo.

Desde diversos enclaves de este municipio es posible disfrutar de unas fantásticas vistas del sorprendente paisaje Las Cárcavas o las Cárcavas de Patones (como se denominan también), un paisaje de aspecto encantado, que se sitúa en realidad en la vecina provincia de Guadalajara.

Se conoce como Las Calerizas al relieve en cuesta que discurre entre la presa del Pontón de la Oliva, en el extremo oriental de Patones, y la localidad de Torrelaguna. El nombre se debe a las rocas calizas que forman esta singular “hilera” de escarpes y barrancos, de notable interés geológico y paisajístico.

En Patones puedes disfrutar también de un fin de semana romántico en sus hoteles rurales llenos de encanto y degustar sus carnes con sabor a brasa y sus productos de la tierra; de fotopaseos guiados, rutas ornitológicas o relajarte en contacto con el barro mientras elaboras unas preciosas macetas para cactus apuntándote a un taller de cerámica en este entorno único.

Ven a conocer Patones y regálate el regreso a un tiempo olvidado: a horas sin relojes, a sonidos de aves y agua, a olor a leña y a campo, a calles silenciosas tras el ocaso, a tiempo en calma.