Nuevo Baztán

Nuevo Baztán: un viaje al siglo XVIII

Si quieres conocer qué ver y hacer en Nuevo Baztán, comienza por saber que está considerado, junto a Chinchón, uno de los Pueblos más Bonitos de España. Esta villa, que nos traslada al Siglo de las Luces (s. XVIII), está situada junto al río Tajuña, en la denominada Alcarria madrileña. Derrocha sobriedad a través de su patrimonio arquitectónico, en el que compiten en belleza sus plazas, antiguas fábricas y fuentes. Es fácil imaginar en sus plazas, de las que hoy podemos apreciar las basas de piedra, el bullir de comerciantes y visitantes, en su época de máximo esplendor.

Fundada por Juan de Goyeneche como un centro agrícola y de fabricación de productos cotizados de la época (jabones, sedas, telas, …), su nombre "Nuevo Baztán" está relacionado con la población de Baztán, en Navarra, de donde Juan de Goyeneche provenía. Fue declarada Monumento Histórico Artístico en 1941 y Bien de Interés Cultural a principios del año 2000. Desde 2021 forma parte de los Pueblos más Bonitos de España.

Supuso el complejo industrial más avanzado de su tiempo, precursor de la gran tarea de modernización e industrialización de España, emprendida por los primeros Borbones y fue, además, el antecedente de las futuras reales fábricas borbónicas. El objetivo de Goyeneche era crear una ciudad industrial para combatir tanto la desindustrialización como la despoblación de la zona. Así, junto con la creación de una serie de industrias se planificó un complejo residencial con plazas, edificios públicos, un palacio y casas para los operarios.

Juan de Goyeneche encargó el diseño de este núcleo urbanístico al arquitecto y escultor barroco José Benito de Churriguera, que trazó un esquema que gira en torno al palacio, la iglesia y los edificios fabriles de mayor relevancia. El desarrollo de Nuevo Baztán se puede dividir en tres partes: el conjunto palacio-iglesia-plaza cuadrangular, el grupo constituido por viviendas y el grupo formado por edificaciones industriales, talleres, almacenes y pósitos.

Ven con nosotros a conocer un poco más el sueño de un hombre, Juan de Goyeneche, que, tres siglos después, nos permite disfrutar de este ejemplo del barroco español -aunque sobrio en la ornamentación-, y adéntrate en el siglo XVIII a través de uno de los ejemplos más ricos e ilustrativos del fomento industrial de ese momento.

Disfruta de un relajado paseo por el municipio y recorre sus calles y plazas, escenario de películas de la época dorada de Hollywood como “El Zorro”, “El Regreso de los Siete Magníficos” o “Los Tres Mosqueteros”, en las que intervinieron actores de la talla de Alain Delon, Charlton Heston, Lucia Bosé y Fernando Rey. Esta singular villa también aparece en el videoclip de La isla bonita de Madonna, aunque la reina del pop nunca pisara Nuevo Baztán.

Completa el día probando la gastronomía típica de la zona en alguno de sus restaurantes o establecimientos hosteleros. Diviértete con buen paseo por su entorno, por ejemplo, siguiendo la senda de Valmores que parte del casco histórico.

Palacio Goyeneche

Qué ver en Nuevo Baztán

Al llegar al conjunto monumental te recibe la espléndida fachada del Palacio-Iglesia de Goyeneche, que fue el lugar de residencia del fundador Juan de Goyeneche y albergaba el núcleo administrativo de las fábricas e industrias.

En Nuevo Baztán se conjugan de manera novedosa y original dos modelos urbanísticos esencialmente distintos, formal y conceptualmente: el primero, (Palacio-Iglesia y Plaza) pensado para poner de manifiesto el poder y prestigio social de Goyeneche, impulsor y creador de Nuevo Baztán, responde a planteamientos ideológicos plenamente barrocos como es la teatralidad, el efectismo, la ficción… pensado para el asombro del visitante. El segundo, (el urbanismo en cuadrícula), responde a una finalidad funcional acorde con los esquemas racionales y ordenados de la Ilustración.

Te recomendamos que comiences tu visita por el Centro de Interpretación, antigua bodega del palacio, donde podrás conocer la envergadura del proyecto industrial a través de sus maquetas y proyecciones audiovisuales. Creado para apoyar la conservación, investigación y divulgación del patrimonio histórico de la localidad, se organizan exposiciones, ciclos cine, talleres familiares, así como visitas teatralizadas.

Sin duda, el Palacio de Juan de Goyeneche es una de las visitas imprescindibles. Proyectado como residencia del fundador, el Palacio ocupa la parte izquierda del frente. Se trata de una construcción de planta cuadrada y dos pisos de altura, distribuida en torno a un patio central. Se caracteriza por su sobriedad sin apenas concesiones a lo ornamental y decorativo, ajeno a todo lo excesivo y teatral del barroco. En la portada resalta la cabeza de un león, con las fauces abiertas sujetando el escudo ajedrezado del Valle del Baztán, que fue concedido en 1212 a los baztaneses por el arrojo demostrado en la batalla de las Navas de Tolosa. La parte izquierda del conjunto se cierra con un torreón coronado con balaustres y bolas de características herrerianas.

En la planta superior se ubican las estancias nobles, componiendo una edificación palaciega. El palacio se comunica con la iglesia interiormente a través de las estancias del segundo piso. Como era habitual en las residencias nobiliarias, se estableció un paso de comunicación con la tribuna situada en el lado del Evangelio (izquierda), desde donde se visualiza ampliamente el presbiterio y su retablo mayor, obra también de José Benito de Churriguera. Desde el 2012 cuenta con unas Salas de Exposiciones en la planta baja y la Oficina de Turismo, perteneciente a la red de oficinas de turismo de la Comunidad de Madrid.

La Iglesia forma un conjunto unitario con el Palacio, conformado uno de los conjuntos más interesantes del barroco madrileño. De planta de cruz latina y consagrada a uno de los patrones de Navarra, San Francisco Javier -otro guiño al origen navarro de Goyeneche-, está constituida por una nave central muy corta, un crucero bien proporcionado y un Presbiterio rectangular. En el presbiterio se conserva el retablo mayor, obra de Churriguera, cuyo único elemento barroco es un cortinaje de estuco dorado que enmarca toda la imagen. La fachada está concebida con un hondo sentido escultórico y barroco, sobre todo por la utilización de la luz.

Entre los edificios que conforman el trazado en cuadrícula, en el que las manzanas que lo conforman se empobrecen progresivamente según se alejan del núcleo central, se encuentra la antigua fonda. Merece la pena detenerse en ella; es la fonda en la que se alojaban los comerciantes y mercaderes que acudían a comprar artículos a Nuevo Baztán y a darse los baños en la Fuente de la Almunia.

Pasea por sus plazas, descubre sus fuentes, y acércate a contemplar la Olma centenaria (el único olmo superviviente -de los plantados por Juan de Goyeneche- para guarecer del sol y del calor a los viajeros), situada muy cerca del conjunto monumental. Si planificas con tiempo tu viaje puedes conocer el pueblo a través de sus celebraciones y podrás comprobar como cuidan de sus tradiciones.

Visita la Bodega Cuarto Lote, que se ubica en edificaciones construidas a principios del siglo XVIII y catalogadas como patrimonio histórico. La Bodega, con denominación de origen “Vinos de Madrid” desde el 2014, pertenece a la subzona de Arganda del Rey. La Alquería de El Cuarto Lote, conocido también como Arrabal del Conjuro, data de 1713, al igual que el conjunto urbano de Nuevo Baztán, edificado por el visionario Juan de Goyeneche, consejero real. La Alquería, con almacenes y pozo, aparece en el primer Catastro de Ensenada. Sus gruesos muros mantenían frescas las tinajas de vino que Goyeneche empezó a elaborar en 1715. El nombre Cuarto Lote se debe a que la finca se integró en la cuarta parte de los bienes que se adjudicaron a uno de los cuatro herederos de Goyeneche.

Completa el día probando la gastronomía típica de la zona en alguno de sus restaurantes o establecimientos hosteleros y, si dispones de tiempo para explorar el entorno de Nuevo Baztán, disfruta con la senda de Valmores, una ruta circular que parte del casco histórico.

Nuevo Baztán

Qué hacer en Nuevo Baztán

Ruta Nuevo Baztán imprescindible: Esta ruta geolocalizada te permitirá un recorrido a pie por el núcleo urbano de Nuevo Baztán, para contemplar su conjunto monumental y las construcciones civiles más destacadas. La longitud del itinerario es de 971 metros y la duración aproximada es de 2 horas.

Ruta de las plazas: De plaza en plaza, puedes adentrarte en los tesoros de Nuevo Baztán. La enmarca con sus jardines la fachada principal del palacio. Hasta el s. XIX conservó su trazado barroco y es una de las tres plazas que ordena todo el conjunto urbano. En ella se encuentra la Fuente de los Tritones.

A un lado de la plaza de la Iglesia, la plaza del Mercado es, junto con aquella y la de Fiestas, una de las tres plazas que definen los límites del conjunto arquitectónico del que forma parte el palacio de Goyeneche. Al fondo de la misma, se levantó la fábrica de tejidos o paños, primera de las que se instalaron y la más importante de Nuevo Baztán. Soportalada en origen, hoy no quedan más que las basas de piedra, donde se apoyaban las columnas de madera que sostenían las cubiertas, para el resguardo de viajeros y comerciantes.

La Plaza de Fiestas está situada a espaldas del conjunto palacial. En ella se celebraban antiguamente las fiestas palaciegas, obras de teatro, conciertos, así como corridas de toros, a las que asistió en alguna ocasión el propio Felipe V. A ella se asoma la Casa de los Oficios, con una hermosa galería de arcos. En esta plaza de sobria monumentalidad, resalta sobre todo su cuidada ornamentación y el uso combinado de materiales denominados castizos (arquitectura madrileña): piedra, ladrillo, madera y hierro forjado. Para su diseño se utilizó el modelo de plazas castellanas con el empleo de arcos rebajados enlucidos en la galería superior y ladrillo morisco, y para las barandillas, hierro forjado.

Para salir de la Plaza debemos hacerlo por cualquiera de los tres arcos que comunica la plaza con el resto del Conjunto. El arco norte es una puerta monumental que une el ala norte con el palacio, cerrando una pequeña calle trazada entre este edificio y la bodega enfrentada. El arco oeste, de factura más elaborada, presenta un carácter más monumental al ser por el que se accedía desde la Plaza del Mercado, lugar lleno de comerciantes y viajeros, centro neurálgico de la economía del conjunto y, además, anexo a la Fábrica de Paños, edificio de los más importantes del complejo. El arco sur, que es el de menor tamaño e interés de la plaza, permite el paso hacia la parte trasera de la finca.

La plaza de la Forja es una pequeña plazuela flanqueada por una de las fachadas de la Fábrica de paños y a la que se accedía por la plaza del Mercado. Denominada así porque aquí era donde se situaban todas las fraguas dedicadas a la fabricación del hierro necesario para levantar todo el complejo fabril y a partir de la cual descendía el camino hacia la Olmeda.

La plaza de la Cebada era lugar de residencia para agricultores y ganaderos. Ultima manzana del complejo, presenta peor estilo en sus construcciones, que han ido decreciendo en calidad, según éstas se sitúan más alejadas del palacio.

Ruta de las fuentes: Déjate seducir por el rumor del agua para conocer los secretos del pasado. Tradicionalmente ha existido una fuente en el conjunto, la fuente de los Tritones, situada en la plaza de la Iglesia. La que hasta hoy se considera la única fuente realizada por José de Churriguera, está esculpida en la misma piedra caliza que el conjunto. Recurre a los consabidos tritones como protagonistas principales de la fuente que, en dos parejas, sostienen el plato al que se vierte el agua desde la alcachofa superior. La fuente de los Tritones, aunque modificada y trasladada, se ha mantenido en esta plaza desde su construcción.

En el término municipal se conocen otras dos, la fuente del Rey y la de la Almunia, así como varias en el arroyo Valmores. La fuente del Rey es un manantial de aguas laxantes y diuréticas que gozaron en otras épocas de gran fama, llegando a enviarse a Flandes embotelladas. El conjunto está formado por dos fuentes y un monolito de piedra. Una de ellas es el verdadero manantial, del que manan las aguas laxantes, mientras que el otro es una fuente-abrevadero, a la que se han conducido las aguas desde el propio manantial. El monolito de piedra presenta, en una de sus caras, unos grabados litográficos que aluden a las condiciones de las aguas que de allí manan: “Fuente del Rey. Cuyas salutíferas aguas se bebieron en las mesas de los reyes e incluso se enviaron a Flandes”.

La fuente de la Almunia responde, por su forma, a la tipología de fuente-lavadero-abrevadero, ya que dispone de las tres partes bien diferenciadas, y es conocida como “Lavadero- Fuente” o “Fuente de Arriba de Belmonte de Tajo”. Pertenece al Conjunto Histórico de Nuevo Baztán que fue declarado Bien de Interés Cultural el 16 de marzo del 2000.

Ruta de la senda de Valmores: Si lo tuyo es el senderismo, no puedes dejar de ver la Senda de Valmores, una senda circular que parte del casco histórico. Es un camino suave, sin dificultad y con escasos desniveles. No obstante, por situarse en su totalidad alejado de poblaciones, es preciso proveerse de agua y comida. Aunque el recorrido es circular, es posible modificarlo si así se desea, acortándolo hasta la confluencia del arroyo de la Vega y la carretera a Olmeda de las Fuentes. Esta senda discurre por terrenos representativos de la fisonomía típica de la región sureste de la Comunidad, caracterizada por la presencia de amplios páramos o alcarrias de cima plana entre los que los ríos Henares, Jarama y Tajuña han labrado sus valles.

Tienes muchas opciones para disfrutar de Nuevo Baztán, ¡elige la tuya!

Más información: Turismo de Nuevo Baztán