Turismo Madrid

Moralzarzal

 Para los amantes de las actividades al aire libre, los alrededores del municipio son magníficos para hacer senderismo y excursiones a caballo o en bicicleta de montaña.

El asentamiento de población estable en Moralzarzal fue realizado por pastores de Segovia en época de la Reconquista, aunque hay indicios de que anteriormente ya existía presencia humana en esas tierras. La zona fue objeto de disputas entre madrileños y segovianos y el municipio fue incluido en El Real de Manzanares. En 1636 obtuvo el título de Villa y en 1833 se incluyó en la provincia de Madrid después de haber formado parte de la de Guadalajara. Antes de tener la denominación actual, el pueblo parece ser que tenía dos núcleos poblacionales: Fuente del Moral –era el principal- y Zarzal, que se constituía como un barrio o pedanía del anterior y que acabaron uniéndose.

La situación del término municipal en la Sierra de Guadarrama le hace gozar de un clima característico con inviernos fríos y veranos secos y calurosos. Éste también influye en la naturaleza, que como rasgos más destacados presenta abundancia de agua –con el río Navacerrada, manantiales y arroyos-, ejemplares de pino, roble, álamos, retamas, fresnos, jara y tomillo así como más de 2.000 Ha. De pastos para el ganado. Éste, además, disponía de seis vías pecuarias, entre ellas la Cañada Real Segoviana. Precisamente, la ganadería fue una de las principales actividades de los habitantes de Moralzarzal junto con la agricultura, la apicultura y la venta de piedra, leña y carbón. Estos oficios repercutieron en la arquitectura urbana municipal que presenta viviendas rurales y urbano-rurales, dependencias agropecuarias –algunas anexas a las casas formando conjuntos mixtos- y edificaciones de reciente construcción.

La principal muestra del patrimonio artístico de la localidad es la Iglesia de San Miguel Arcángel, de los siglos XVI y XVII. Está construida con mampostería a excepción de la torre, que es de sillería con dos cuerpos separados por una imposta decorada con bolas. La Iglesia presenta una nave con cabecera cuadrada y con la sacristía adosada a ella. En el interior destaca la pila de agua bendita, del siglo XVI, ornamentada con motivos góticos.

Otro elemento patrimonial destacado es el reloj de 1886 conocido como Frascuelo gracias al torero Salvador Sánchez, que lo donó a Moralzarzal. Para aquellos a los que les gusten las actividades al aire libre, los alrededores del municipio son magníficos para hacer senderismo y excursiones a caballo o en bicicleta de montaña.

Más información: www.moralzarzal.es