Turismo Madrid

Cartuja El Paular © Comunidad de Madrid

Rascafría destaca desde su fundación por el imponente Monasterio de Santa María del Paular, que parece situarse en medio del paisaje como si debiese estar ahí, perfectamente integrado y mezclado con la naturaleza que lo rodea.

Fundado en 1390, fue regido durante más de 450 años por la orden de La Cartuja. Sin embargo, desde 1954 hasta la actualidad, ha sido una abadía benedictina. Lo mandó construir Enrique II de Castilla, en una ubicación elegida por él mismo. Cuenta la leyenda que el monarca decidió que perteneciese a la orden de La Cartuja debido a que durante la guerra años atrás, su ejército había quemado en Francia un monasterio de la misma orden.

A principios del siglo XVII, se le encargó al famoso pintor Vicente Carducho que realizase para los 54 huecos de los muros interiores del monasterio una serie de cuadros sobre la vida del fundador de la orden: San Bruno de Colonia. Sin embargo, tras la desamortización del siglo XIX, las pinturas fueron repartidas por museos y otras instituciones. Aunque, gracias a la iniciativa de las gentes del pueblo entre otros promotores, en 2006 se produjo la restauración de las obras a las paredes del monasterio. Además, te recordamos que en la actualidad los monjes siguen ocupando una parte del monasterio, la que queda a la izquierda de la iglesia.

Desde el Puente del Perdón, ¡la vista del Monasterio es maravillosa!  Su nombre se debe a que dado el relativo aislamiento del valle del Lozoya, las autoridades locales tenían por costumbre efectuar los juicios junto al puente.

 

Créditos imagen: Comunidad de Madrid