Capilla del Obispo
e Iglesia de San Andrés
LÍNEA
5
La Latina
Capilla del Obispo: siglo XVI. Iglesia de San Andrés: siglo XVII

Capilla del Obispo: arquitectura gótica. Retablo y sepulcros renacentistas. Iglesia de San Andrés: exterior barroco
Capilla del Obispo: declarado Bien de Interés Cultural (BIC) el 3 de junio de 1931
Iglesia de San Andrés: declarado Bien de Interés Cultural (BIC) el 23 de febrero de 1995

El origen de la iglesia de San Andrés se remonta al siglo XV. Años más tarde se adosa al inmueble la capilla del Obispo (XVI) y se alza una capilla funeraria dedicada San Isidro (XVII). La nueva construcción dedicada al patrón de la ciudad, se configura como una sucesión de tres espacios cuadrangulares de mayores proporciones que la propia iglesia de San Andrés, y es obra de Pedro de la Torre, José Villarreal y Juan de Lobera.

La capilla del Obispo se funda en el siglo XVI para albergar los restos de San Isidro por Francisco de Vargas y Medina, y es continuada por su hijo Gutierre de Carvajal y Vargas, Obispo de Plasencia, quien la convierte en panteón familiar. Constituye uno de los escasos ejemplos de arquitectura gótica conservados en la ciudad, con una estructura de una sola nave dividida en tres tramos, cubierta de bóveda de crucería y ábside poligonal. El interior cuenta con un magnífico retablo de tres cuerpos y tres calles, tallado por Francisco Giralte entre 1550 y 1556, y dos sepulcros en hornacina de don Francisco de Vargas y doña Inés de Carvajal, realizados por el mismo autor. La capilla se completa con dos retablos menores y el cenotafio del Obispo, que sigue un esquema similar al empleado años más tarde en los sepulcros de Carlos V y Felipe II del monasterio de El Escorial.

La iglesia de San Andrés y la capilla de San Isidro sufren un devastador incendio en 1936, del que únicamente se salva su estructura exterior de fachadas de ladrillo rojo y granito y la gran cúpula encamonada que corona el ámbito principal.

Tras la Guerra Civil se recuperan varios espacios, quedando la capilla de San Isidro cerrada hasta que la Comunidad de Madrid, gracias a los trabajos de Javier Vellés, María Casariego y Fabriciano Posada, la reconstruye entre 1986 y 1999 basándose en la documentación gráfica existente. Posteriormente, en 2005, la Dirección General de Patrimonio Histórico acomete el proyecto global de restauración y puesta en valor del monumento (capilla del Obispo, sala capitular, dependencias anexas y del claustro) con el que consolida estructuralmente los muros, forjados, cubiertas, carpinterías y acabados. Además, construye un paso de comunicación entre la capilla del Obispo y el resto del conjunto monumental. Paralelamente, restaura los retablos y sepulcros ubicados en el interior de capilla.

Durante estas labores de rehabilitación se encontraron significativos hallazgos relativos a la primitiva parroquia de San Andrés y su cementerio, cuya vista está accesible al público gracias a la instalación una ventana arqueológica en el pavimento.
Información práctica
Capilla del Obispo

Horario de culto: de lunes a domingo de 12:30 a  13:15 y de 18:30 a 20:30.

Visitas guiadas: martes  de 10:00 a 12:30 y  jueves de 16:00 a 17:30

Entrada de pago

El ticket se abonará en la taquilla del Museo de la Catedral de la Almudena situado en la Plaza de la Almudena s/n, (frente al Palacio Real).

Real Iglesia de San Andrés:

De lunes a sábados de 9:00 a 13:00 y de 18:00 a 20:00, domingos de 10:00 a 13:00

Entrada gratuita

Monumentos más cercanos

Iglesia y torre de San Pedro el Viejo
Costanilla de San Pedro, 1

El templo se construye para, según narra la tradición, conmemorar la toma de Algeciras por Alfonso XI (1345). Muy transformado a lo largo de los siglos, en él conviven distintos estilos. Así, si bien el grueso del edificio responde a la reforma llevada a cabo por Francisco Sanz en el siglo XVII, conserva una torre mudéjar original (XIV), una cubierta gótica en la capilla de los Lujanes (XV), una cúpula oval gallonada barroca y una portada renacentista.
Fue declarada Bien de Interés Cultural el 8 de junio de 1979.
Real Basílica de San Francisco el Grande
C/ San Buenaventura, 1

La Real Basílica de San Francisco el Grande fue construida por fray Francisco Cabezas y continuada por Francisco Sabatini y Miguel Fernández, entre 1761 y 1784. Se desarrolla a partir de una planta circular con capillas y se cubre con una gran cúpula. De fachada neoclásica, su interior alberga una magnífica decoración escultórica y pictórica, obra de artistas de la talla de Francisco de Goya o José Bayeu, entre otros.

El templo, declarado Bien de Interés Cultural el 10 de octubre de 1980, posee un museo con una importante colección de pintura española.
Colegiata de San Isidro
C/ Toledo, 37

La iglesia, proyectada siguiendo el modelo del Gesú de Roma en 1620 por Pedro Sánchez, como templo del antiguo Colegio Imperial, fue convertida en colegiata dedicada a San Isidro tras la expulsión de los jesuitas en el siglo XVIII. Sobresale el tratamiento de su interior, de gran riqueza visual gracias al juego de volúmenes, de elementos estructurales, a los motivos decorativos y a las obras de arte que atesora, entre las que destacan cuadros de Francisco Ricci.

El templo, que llegaría a ostentar la categoría de catedral provisional entre 1985 y 1993, fue declarado Bien de Interés Cultural el 23 de febrero de 1995.
Mercado de San Miguel
Plaza de San Miguel, s/n

El único mercado realizado en hierro que se conserva en Madrid. Construido por Alfonso Dubé Díez entre 1912 y 1916, ha sido recientemente remodelado para restaurar el espacio y adecuarlo al nuevo enfoque de centro gastronómico y cultural.

Fue declarado Bien de Interés Cultural el 14 de diciembre de 2000.


Museo de San Isidro. Los orígenes de Madrid
Plaza San Andrés, 2

Sobre el solar ocupado por el antiguo palacio de los condes de Paredes, la tradicionalmente conocida como casa de San Isidro, se levanta el Museo de San Isidro. Los orígenes de Madrid. Sus dependencias albergan una exposición permanente sobre arqueología e historia madrileña, desde la Prehistoria hasta el traslado de la Corte a la ciudad en 1561, bajo el gobierno de Felipe II.

El edificio actual fue reconstruido entre 1990 y 1999, conservándose únicamente del inmueble original el patio plateresco, la capilla de los siglos XVII y XVIII y el pozo.
Basílica Pontificia de San Miguel
C/ San Justo, 4

En 1739 se inician las obras de construcción del templo, dedicado en origen a los Santos Justo y Pastor, por encargo del cardenal infante don Luis Antonio de Borbón, y dirigidas por Santiago Bonavía.
Constituye un claro ejemplo de la influencia de la arquitectura barroca italiana, patente tanto en el exterior, con una fachada convexa, como en el original tratamiento del espacio interior.
Es declarado Bien de Interés Cultural el 28 de noviembre de 1984.