Turismo Madrid

Turismo Madrid. Humor y Teatro Off en Madrid

El denominado teatro "off", ha tenido un largo recorrido y actualmente goza de buena salud, tanto en los contenidos como en la variedad de alternativas escénicas. A continuación os resumimos por la cercanía de las zonas con alta densidad de oferta teatral.

Malasaña-Chueca, resurge con las salas Azarte y DT, después de un pasado esplendoroso con multitud de alternativas. Los contenidos multicolor muy actuales, tienen temáticas que van desde el LGBT en la sala Azarte, hasta la danza contemporánea de DT. El fenómeno denominado 'microteatro', se manifiesta en la zona de Malasaña, en sitios como la sala Microteatro Por Dinero, en salas más vanguardistas como Espacio Labruc, la Sala Tú o el Teatro Nuevo Norte con una interesante programación.

La mayor oferta de teatro "off" de Madrid la encontramos en la zona de Lavapiés-La Latina, con dos salas con solera y tradición. Por un lado la sala Mirador, con su proyecto de formación continuo liderado por Cristina Rota y los hermanos Botto, y por otro el Teatro del Barrio (antigua sala Triángulo), que mezcla la política y el arte escénico, y a la que Alberto San Juan ha elevado al concepto de cooperativa cultural. Citamos salas como El umbral de primavera, con sabor argentino, La puerta estrecha, espacio para soñar, el Teatro del Arte, con obras contemporáneas, comprometidas y de calidad, la sala Mínima Espacio Escénico, lugar de investigación y creación a un palmo. Hacia Tirso de Molina, nos encontramos en La escalera de Jacob, con magia, comedia, improvisación, ya en La Latina, está la sala Nada, teatro "off" puramente americano, el renacido Teatro de las Aguas, y el Off de La Latina, donde el teatro, la danza y la música tienen cabida.

En la zona de Embajadores, en un radio de 500 metros, tenemos nada menos que cinco espacios de creación, la sala Cuarta Pared, que ha recorrido un dilatado y largo camino desde la década de los 80 hasta nuestros días con notable éxito, en la formación de profesionales, el Teatro Lagrada, escuela y espacio escénico de teatro y exposiciones. La Usina, en su décimo aniversario. Nave 73, con un trabajo de creación incipiente. La Caja del Terror, fusión de fantasía y miedo, y por último la sala Mayko, de la mano de la fotógrafa May Fernández.

Como podéis ver la oferta es muy amplia, y existen una serie de salas que no están en el centro de Madrid, pero que son dignas de mención, tales como la sala Replika, en la que se imparten clases de interpretación, unidas a la creación e investigación teatral. La histórica sala Pradillo, reinventada, con oferta variada de teatro infantil, danza y festivales. Más alejadas encontramos las salas Arte y Desmayo, El Montacargas y Tarambana, dinamizador de la cultura escénica en el popular barrio de Carabanchel.