Turismo Madrid

Turismo Madrid. Parques y Jardines. Paseo del Arte

En la Lista Indicativa de Patrimonio Mundial de la Unesco desde 2014, el "Salón del Prado" (coincidente a grandes rasgos con el "Paseo del Arte") constituye un buen ejemplo de paseo urbano.

¿Qué es el Salón del Prado?

El Salón del Prado constituye un buen ejemplo de paseo urbano profusamente arbolado, adornado de varias fuentes alusivas a la naturaleza, la belleza y el conocimiento, muy del gusto ilustrado. El conjunto de fuentes que sirven de acceso a las edificaciones crea un conjunto paisajístico excepcional. Partiendo de la Glorieta del Emperador Carlos V se puede recorrer el Paseo de Recoletos hasta la Plaza de Colón, en la que se encuentra la Biblioteca Nacional, las Torres Colón, y un monumento al descubridor. En este punto cambia de nuevo su nombre a Paseo de la Castellana, convirtiéndose en una de las vías más importantes de la capital y alcanzando el extremo norte de ésta.

En el "Salón del Prado" se hallan el “Paseo del Arte” que une los tres museos más emblemáticos de Madrid (Prado, Thyssen-Bornemisza y Reina Sofía), además de otros museos como el Museo Naval, el Museo de Artes Decorativas o el Museo Nacional de Antropología; las fuentes de Neptuno y Cibeles; el Real Jardín Botánico y hoteles clásicos como el Ritz y el Palace.

¿Por qué está propuesto para formar parte del Patrimonio de la Humanidad?

La Lista Indicativa es el proceso previo a posicionarse como candiato a la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO. El área que se propuso coincide grosso modo con el antiguo Real Sitio del Buen Retiro, creado por Felipe IV en el siglo XVII.

Su valor se desprende del hecho de ser un paisaje urbano único en el centro de Madrid, que refleja el ensamblaje de diversos elementos a través de tres siglos de evolución que conforman varios peíodos históricos: barroco, neoclásico, reomanticismo. No obstante, los distintos estilos arqutectónicos y paisajísticos se engarzan armoniosamente en un boulevard, que lejos de quedar anclada en el tiempo sigue actualizándose y estando presente en el día a día de los madrileños. Una de las últimas adiciones es el CaixaForum, con su afamado jardín vertical.

Los orígenes del sitio se remontan al reinado de los Reyes Católicos, que trasladaron el antiguo Monasterio de los Jerónimos a las afueras de la ciudad, a un lugar alto, bien aireado y con buenas aguas. En el siglo XVII, el Conde Duque de Olivares impulsó la creación de un área palaciega en la zona, pero fue el llamado "rey-alcalde" Carlos III el que mayor impronta dejó en el lugar, ya que transformó los antiguos prados de los Jerónimos y de Atocha en el "Salón del Prado".