Turismo Madrid

Turismo Madrid. ©Museo Picasso/Comunidad de Madrid

Situado en Buitrago del Lozoya, el núcleo de su colección está formado por obras regaladas por Picasso a su peluquero y barbero Eugenio Arias, con quien el genial artista mantuvo una buena amistad. En 2015 el Museo, gestionado por la Comunidad de Madrid, celebra su 30 aniversario.

Un museo dedicado al arte y a la amistad

Contaba Eugenio Arias que en una ocasión una periodista le dijo que el Museo Picasso de Buitrago del Lozoya era el museo más bello del mundo porque era el único dedicado al arte y a la amistad. Y en cierto modo es así, pues aunque en el mundo hay muchos museos dedicados al arte, pocos hay dedicados a la amistad.

El genial artista Pablo Picasso y el humilde peluquero Eugenio Arias se conocieron en el exilio francés y trabaron una amistad que duró más de 25 años. Durante ese tiempo, Arias le afeitaba y le cortaba el pelo sin que nunca llegaran a intercambiar dinero. Aunque no le cobraba por sus servicios,  de vez en cuando Picasso regalaba a su amigo y barbero algún dibujo, litografía o pieza de cerámica.

De esta forma reunió una colección que nunca quiso vender, a pesar de que no le faltaron ofertas, y que pasó a formar parte de los fondos del Museo que se inauguró en su pueblo natal en 1985. En el año 2008 Eugenio Arias murió a los 98 años de edad en Vallauris, al sur de Francia, y en 2009  recibió a título póstumo la Medalla de Plata la Comunidad de Madrid.

La Colección

La colección Eugenio Arias reúne los objetos que Picasso regaló a su amigo entre 1948 y 1972, junto a otras adquiridas posteriormente por la Comunidad de Madrid. Una de las piezas más emotivas es la caja de herramientas de barbero que Picasso decoró con motivos taurinos utilizando la técnica del pirograbado. Los dos amigos compartían su afición por los toros y asistían a espectáculos taurinos varias veces al año.

Es una extensa colección de dibujos sobre la fiesta taurina y el Mediterráneo, donde prevalece la Paloma de la Paz, mientras que en la colección de cerámicas, realizada en un taller alfarero de Vallauris, se aprecia cómo esta técnica artesanal se convierte en arte en manos de Picasso.

La exposición se completa con fotografías que muestran el lado más humano del genio malagueño. 

Dirección: Pza. Picasso, 1 (Buitrago de Lozoya)

Más información: www.madrid.org/museopicasso/