Turismo Madrid

La Comunidad de Madrid alberga tres tesoros que han sido declarados Patrimonio Mundial por la UNESCO gracias a su "importancia cultural o natural, excepcionales para la herencia común de la humanidad".  

 

  • Patrimonio Mundial en Madrid
    imagen_slider
  • Patrimonio Mundial en Madrid: Alcalá de Henares
    imagen_slider
  • Patrimonio Mundial en Madrid: Aranjuez
    imagen_slider
  • Patrimonio Mundial en Madrid: San Lorenzo de el Escorial
    imagen_slider

 

El Monasterio y Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial, la Universidad y Centro Histórico de Alcalá de Henares, y el Paisaje Cultural de Aranjuez. Escápate a estos tres rincones de la Comunidad que no te puedes perder si visitas Madrid.

La Comunidad de Madrid ofrece un producto turístico que engloba estos tres tesoros a través de un pasaporte personalizado. Es una guía de bolsillo que ofrece información práctica y cómo obtener descuentos y promociones.

 

San Lorenzo de El Escorial, el legado de Felipe II

El Monasterio y el Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial fueron declarados Patrimonio Mundial por la Unesco en 1984. Construido por mandato de Felipe II en reconocimiento de la batalla de San Quintín de 1557, cuenta con numerosos espacios de altísimo valor histórico, artístico y cultural, como las dependencias palaciegas de los Asturias y de los Borbones, la biblioteca o la basílica, en un contexto natural privilegiado, la Sierra de Guadarrama.

Siéntete como en la corte dando un paseo por el casco antiguo de San Lorenzo o visita la Silla de Felipe II para contemplar el Monasterio en todo su esplendor.

Si eres amante de la naturaleza, el Arboreto Luis Ceballos, Centro de Educación Ambiental, ofrece sendas e itinerarios guiados.

Y si quieres complacer el paladar, podrás degustar la cocina tradicional serrana, como asados de carne con D.O. Guadarrama, sin olvidar la rica oferta de restauración internacional y de cocina creativa.

 

Alcalá de Henares, cuna de Cervantes

Ciudad natal de Cervantes (puedes ver su pila bautismal en la Capilla del Oidor), única Ciudad Patrimonio Mundial de la Comunidad de Madrid. Es un lugar ideal para pasear contemplando sus calles y plazas, visitar sus museos y monumentos.

Comer en alguno de sus exquisitos restaurantes, tomar un café o una copa al atardecer y llevarte de recuerdo algunos de sus dulces típicos, como las almendras garrapiñadas (son famosas las del Convento de las Clarisas de San Diego) o la costrada (pastel de merengue, crema y hojaldre).

Puedes comenzar visitando el Museo Arqueológico Regional o viajar a la época romana, a la Casa Hippolytus o a las ruinas de Complutum.

Imprescindibles son, el Museo Casa Natal de Cervantes, donde se recrea la dimensión más humana de este genio de las letras, y la Universidad de Alcalá, auténtico motor de una ciudad que actualmente es sede de multitud de actividades del Instituto Cervantes y que genera un ambiente joven y estudiantil que inunda la ciudad a todas horas.

Dar un paseo por las calles aledañas al Palacio Arzobispal, la Catedral Magistral y el Monasterio de San Bernardo te transportará a la época del Cardenal Cisneros, allá por el siglo XVI.

Si estás en Alcalá el mes de octubre,es tu oportunidad de visitar el mercado de época más grande de España que se engloba dentro de la Semana Cervantina.

Para los amantes de la naturaleza, los Cerros de Alcalá conforman un espacio protegido en el margen izquierdo del río Henares.

 

Aranjuez, jardines de reyes

A orillas del río Tajo, fue la residencia de primavera de los Borbones. Su entorno natural fue declarado por la UNESCO Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad el 14 de diciembre de 2001. Sus jardines palaciegos son de una gran variedad botánica.

De gran importancia son el Palacio Real, el Museo de Falúas Reales, la Casa del Labrador y la bicentenaria Plaza de Toros, declarados conjuntos históricos artísticos.

Además del Palacio y sus jardines, se encuentra el paisaje natural de la ribera del Tajo y los Sotos y Huertas Históricas, que en otro tiempo llenaban las despensas de la Corte. Podemos degustar productos sabrosamente cocinados en los restaurantes locales, uno de ellos con estrella Michelin.

En primavera y en otoño es agradable llegar en el Tren de la Fresa, que sale desde la antigua estación de Delicias. Sube en un tren histórico con vagones de madera y azafatas vestidas de época ofreciendo productos típicos.