Turismo Madrid

Turismo Madrid. Rafael Tegeo, 1798 – 1856

El Museo Nacional del Romanticismo, rinde homenaje a uno de los mayores exponentes e introductores de la pintura romántica española, Rafael Tegeo, con una exposición que pone de relieve, su vida y obra, a través de una treintena de sus obras más representativas, procedentes de varias instituciones tales como el Museo del Prado, la Real Academia de San Fernando o Patrimonio Nacional.

Esta primera muestra monográfica del pintor, subraya su figura, quizás poco conocida y probablemente no estudiada de forma conveniente. Para resaltar la importancia artística que tuvieron sus obras en la primera mitad del siglo XIX, destacando como elemento fundamental la sensibilidad de su producción.

Rafael Tegeo (Caravaca de la Cruz, 1798 – Madrid, 1856), se formó en su tierra natal, Murcia, para posteriormente trasladarse a Madrid y complementar sus estudios, concretamente en la Academia de Bellas Artes de San Fernando. La influencia de su mentor, Fernando Bambrilla, de origen italiano, le hizo familiarizarse con la pintura decorativa y paisajística, fundamental en su producción pictórica. Su viaje a Roma le produjo influencias de los maestros del Cinquecento y del tardío Neoclasicismo italiano, la Virgen del Jilguero, presente en le exposición, es la obra que mejor representa esta época.

A su vuelta a España, ya como miembro de la Real Academia de San Fernando, realizó una de sus grandes obras de carácter mitológico, Hércules y Anteo. Posteriormente ya en su madurez artística, produjo sus grandes obras mitológicas, muy presentes en la muestra. Su fama y popularidad en la sociedad burguesa de la época, hizo que la reina Isabel II le nombrase pintor de cámara, lo que hizo que retomase la senda de las composiciones históricas, para la casa Real.

Esta exposición recorre los aspectos fundamentales de la vida y obra del artista, recogidos en ocho ensayos de los principales especialistas de la pintura del siglo XIX, que ponen de relieve al artista en el contexto de su tiempo y su influencia en las corrientes pictóricas, ahora redescubierta con esta recopilación de sus obras.

Asunción Cardona y Carlos G. Navarro, comisarios de muestra, recogen a través del catálogo de la exposición, el periodo inicial del artista, su semblante, recorrido de su producción pictórica hasta su consagración y posterior postergación y olvido.

Hasta el 17 de marzo, en el Museo del Romanticismo, podemos disfrutar de esta exposición temporal única.

Más información: Museo Nacional del Romanticismo

Créditos imagen: Museo Nacional del Romanticismo