Turismo Madrid

Turismo Madrid. Madrid en cinco días

Los planes que te proponemos en esta guía, no son más que un ejemplo de la multitud de posibilidades que te ofrece una región como la Comunidad de Madrid. Cargada de historia, tradiciones, gastronomía, actividades al aire libre, rutas por descubrir, vistas de la capital como nunca imaginaste y por supuesto una oferta de ocio a todas horas, para que podamos disfrutar plenamente.

Mañana, tarde y noche, no hay tiempo que perder, tenemos que hacer muchas cosas y aprovechar el tiempo, las opciones son variadas y hay para todos los gustos y edades, te ofrecemos varias posibilidades, tú eliges.

Día 1

Si lo que te gusta es aprovechar la mañana, y disfrutar del aire fresco otoñal típico madrileño que nos permite estar activos, te sugerimos pasear por el barrio de La Latina, uno de los mas típicos y antiguos de Madrid, con sus calles reviradas, que evocan un Madrid ambientado, bullicioso y muy comercial. Distrito elegido por muchos para salir de cañas, o vinos y acompañar con una buena tapa, en una de las innumerables terrazas de bares, restaurantes y tabernas típicas, además de poder descubrir rincones únicos, como por ejemplo las basílicas o iglesias que jalonan sus calles. Recomendamos visitar por su historia, en nuestra ruta por el barrio, la Puerta de Toledo, que daba acceso al centro de Madrid desde los caminos del Sur, una vez cruzado el Manzanares desde 'los Carabancheles', y que fue erigida en honor al rey Fernando VII, como arco triunfal en conmemoración de la independencia española de las tropas francesas. Si te apetece seguir paseando, acércate hasta Lavapiés, un barrio que no descansa, en el que pasear por sus estrechas y empinadas calles es toda una delicia, ya que cada poco encontramos las típicas tascas, bares y cafés con el bullicio propio de un barrio multicultural, castizo donde los haya, por sus edificios y vecinos, de entre los que destaca la famosa 'corrala', típica vivienda tradicional de Madrid cargada de historia y testigo del paso de generaciones, con su balconada, patio común y los corredores, declarada Monumento Histórico-Artístico.

Día 2

Nos vamos de compras por Madrid, y concretamente lo hacemos en una de las zonas que ofrece mayor oferta de escaparates, centros comerciales y moda. Arrancamos en Moncloa, cerca del Arco de la Victoria, bajando por toda la calle Princesa, hasta la Plaza de España, continuaremos por Gran Vía, pasando por la Plaza de Callao, la calle Fuencarral y terminaremos en Chueca, barrio con mucho ambiente, ideal para descansar y reponer fuerzas. En nuestro camino encontraremos ropa, zapaterías, artículos deportivos, productos de belleza, curiosidades, souvenirs, y por supuesto grandes centros comerciales en los puntos neurálgicos. Podemos alternar nuestras compras con la visita de los monumentos que nos vamos encontrando en la ruta, en el que destacamos el mencionado Arco de la Victoria. Pasando por el Centro Cultural Conde Duque, en los aledaños de la calle Princesa, subiendo por Gran Vía y cerca de Callao, accederemos al Monasterio de las Descalzas Reales y al también cercano Monasterio de le Encarnación. Si continuamos hacía Chueca y giramos a la derecha en la confluencia de la calle Alcalá, tenemos a mano el Casino de Madrid, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, y volviendo sobre nuestros pasos, bajando por Alcalá hacia la plaza de Cibeles podremos visitar el Instituto Cervantes, o el Círculo de Bellas Artes, y desde allí contemplar las vistas de Madrid desde su famosa azotea. No olvides hacer una foto al Palacio de Buenavista en Chueca, y cruzando el Paseo de Recoletos, al Palacio de Linares.

Día 3

Ahora te proponemos conocer un Madrid autentico, popular, para ello nos vamos al Barrio de Las Letras, en pleno centro. Aquí moraron en su paso por Madrid, algunos insignes literatos como Cervantes, Lope de Vega, Tirso de Molina o Luis de Góngora, representantes del Siglo de Oro de las letras españolas, que recorrieron los corrales de comedias de la época rodeados de amantes de la literatura y del arte. El tapeo tradicional se combina con la cocina de vanguardia en este ilustrado barrio, donde sus tabernas castizas de típica comida madrileña se mezclan con los gastrobares. Si queremos visitar algún monumento, tenemos al lado, el Congreso de los Diputados, el Ateneo de Madrid, la Casa Museo de Lope de Vega, el Convento de las Trinitarias y muy cerca la Fuente de Neptuno, lugar en el que el Club de fútbol Atlético de Madrid y su afición celebra sus triunfos deportivos. Aprovechando que estamos muy cerca del denominado casco viejo de la ciudad, no podemos perdernos la Plaza Mayor, donde tras pasar por sus pasadizos y arcos, como el de Cuchilleros, podemos imaginar pícaros y espadachines en sus disputas, que acudían a los festejos de la época, corridas de toros, coronaciones y diversas reuniones típicas de la plaza pública. En toda la zona encontraremos infinidad de bares, terrazas y tabernas donde reponer fuerzas degustando el típico bocadillo de calamares o unas patatas bravas, con una caña bien tirada. No te vayas de aquí sin hacerte una foto con la estatua ecuestre de Felipe III, antes de visitar otros puntos de interés como la Plaza de la Villa.

Día 4

Aprovechando las bajas temperaturas, qué mejor idea que desayunar en cualquiera de las cafeterías de la zona para coger fuerzas con un buen chocolate con churros. Para conocer el llamado Madrid de los Austrias, caminamos hasta la Plaza de Oriente donde tenemos el Palacio Real, construido sobre las ruinas del antiguo Alcázar, y los jardines de Sabatini. A su lado la Catedral de la Almudena, con su museo que da acceso a la cúpula para admirar las vistas a la Sierra Madrileña. Enfrente el Teatro Real y muy cerca la Colegiata de San Isidro, y las Basílicas de San Miguel y San Francisco el Grande. Si nos apetece respirar aire puro, podremos hacerlo en el parque del Oeste, uno de los jardines mas extensos de la ciudad. En la prolongación del parque nos encontramos con el Templo de Debod, un edificio egipcio, que atesora desde su jardín una de la puestas de Sol mas enigmáticas de la capital. Bajando por la Cuesta de San Vicente llegamos a la antigua Estación de Príncipe Pío, edificio declarado de interés Histórico ahora convertido en centro comercial, que ofrece una completa oferta de moda, gastronomía y ocio. Si aún tenemos fuerzas, podemos utilizar cualquiera de los medios de transporte públicos para seguir respirando aire puro en el Retiro, verdadero pulmón de Madrid en el que podrás pasar la tarde viendo el Casón del Buen Retiro, el Palacio de Cristal, o los cuidadísimos Jardines de Cecilio Rodríguez entre otras cosas, y sobre todo disfrutar de la armonía de colores que ofrece este paraíso verde. Aprovechando tu ubicación, no te pierdas la Puerta de Alcalá, que la encontrarás al salir del jardín por la Plaza de la Independencia. Muy cerca tenemos una de las iglesias mas conocidas de Madrid, San Manuel y San Benito, de arquitectura neobizantina, que destaca por su torre de clara evocación de los campaniles italianos. Terminamos nuestro recorrido, dando una vuelta por el Museo Arqueológico Nacional ubicado en la calle Serrano cerca de la Plaza de Colón, y que atesora una de las colecciones antiguas mas relevantes del mundo, desde la prehistoria hasta el siglo XIX.

Día 5

A menos de una hora de la capital, encontramos diferentes localidades dignas de visitar. Es el caso de San Lorenzo de El Escorial con su Real Monasterio considerado la octava maravilla del mundo; Alcalá de Henares, ciudad Patrimonio de la Humanidad y cuna de Cervantes, donde su variada oferta gastronómica no dejará a nadie indiferente; Aranjuez, también Patrimonio de la Humanidad, cuya armonía gracias a sus espacios naturales, historia y arte, nos invitarán a recorrerla en más de una ocasión para descubrir su Palacio Real, sus jardines o el Museo de Falúas. Otras excursiones interesantes que te proponemos de un día son: la visita al Castillo de los Mendoza y de paso a La Pedriza, o Chinchón, que situada al sureste de la capital, rodeada de viñedos y olivos de la Vega del Tajuña, fue escenario de película gracias a su conocida Plaza y su Casco Histórico que fueron declarados Conjunto Histórico Artístico en 1974. Pero si lo que te apetece para este último día, es estar en contacto con la naturaleza, en nuestra región podrás disfrutar de diferentes recorridos con varios grados de dificultad para poder realizar incluso en familia. El Parque Lineal Manzanares en bicicleta, desde Madrid Río a Rivas-Vaciamadrid, es una excursión a tener en cuenta si el tiempo en estas fechas no lo impide, pero hay muchos destinos más que podrás consultar en este enlace.