Turismo Madrid

Turismo Madrid. Villamanta

Su patrimonio histórico-artístico es reseñable, destacando la Iglesia de Santa Catalina del SXVI-XVII, declarada Bien de Interés Cultural. Comienza tu visita paseando por el casco histórico y continua por su entorno natural.

Los restos arqueológicos encontrados, entre ellos lápidas de enterramientos, monedas, vasijas, cerámica y piedras con inscripciones, muestran que hubo presencia humana en Villamanta durante la época romana. Además las Relaciones Topográficas ordenadas por Felipe II identifican el municipio con la Mantua Carpetanorum, una de las 18 ciudades de la Capertania romana. La toponimia municipal parece encontrarse en este hecho y en que los repobladores decían “manta” en vez de Mantua.

Los árabes también habitaron las tierras de Villamanta pero el origen del núcleo actual se encuentra en la repoblación desarrollada, principalmente por pastores segovianos, con la Reconquista. Los habitantes se dedicaban, principalmente, a la agricultura cultivando trigo, cebada, centeno, avena, uva, olivo, frutas y hortalizas. La ganadería no tenía mucha presencia y se limitaba a unos cientos de cabezas. La población se distribuía en un núcleo urbano de traza irregular pero bien consolidado y con presencia de viviendas de tipología urbano-rural. También, desde la segunda mitad del siglo XX, han surgido segundas viviendas y auge turístico que han aumentado el desarrollo socio-económico de Villamanta.

Patrimonio natural e histórico-artístico

La naturaleza y el patrimonio artístico son otros de los atractivos de la población. La orografía está formada por valles y lomas donde el agua está presente gracias a los numerosos arroyos existentes. La vegetación más abundante está constituida por encinares densos y dehesados, aunque también hay pastizales y matorrales así como ejemplares de pino. En el municipio se asientan un club hípico, dos centros de equitación y una yeguada, lo cual nos brinda la oportunidad de recorrer el entorno dando un paseo a caballo.

Dentro del patrimonio destaca la Iglesia Parroquial de Santa Catalina, la Ermita del Socorro de Nuestra Señora y la llamada Casa del Legionario. La Iglesia se comenzó a edificar en el siglo XVI –se terminó en el XVII- y presenta tres naves separadas por arcos de medio punto de sillería que apoyan en pilastras formadas por medias columnas adosadas. Está fabricada con ladrillo y cajones de mampostería. La torre es de planta cuadrada y presenta varias fábricas. El conjunto vivió obras de restauración a finales del siglo XX.

La Ermita del Socorro de Nuestra Señora es del siglo XVI y presenta un etilo sencillo con planta cuadrada y una sola nave. En su construcción se emplearon cajones de mampostería concertada y paños de ladrillo visto, con zócalo de mampostería.

La Casa del Legionario es del siglo XVI y además de por su construcción destaca por albergar una inscripción romana en una lápida empotrada en la fachada. Este elemento es muestra de la presencia humana en Villamanta en tiempos del Imperio Romano.

Más información: www.villamanta.es