Turismo Madrid

Turismo Madrid. Valdemaqueda

La presencia del río Cofio y sus numerosos arroyos han dejado su huella en el municipio en forma de puentes y fuentes. El Puente de la Mocha o de los cinco ojos está construído en el SXVI y declarado Bien de Interés Cultural.

Los asentamientos estables en Valdemaqueda se realizaron con la repoblación desarrollada con la Reconquista y tienen relación con la efectuada en Ávila. Sin embargo hay vestigios que muestran la presencia humana en las tierras de la localidad como, por ejemplo, dos puentes romanos. También hay indicios musulmanes en la zona gracias a la denominación de algunos enclaves geográficos. La toponimia municipal es un ejemplo pues “Maqueda” procedería del árabe y significa “firme, estable”, mientras que “Valde” es “valle de”. Valdemaqueda aparece citada por primera vez en documentos de 1340. En 1833, el municipio se incorporó a la provincia de Madrid.

Las arcillas y la madera de la zona –como combustible- facilitaron la creación de hornos de vidrio durante los siglos XVI y XVII, de donde salieron las vidrieras que se emplearon en parte de la catedral de Segovia y otros productos que recordaban los venecianos. También en esa época hubo explotación minera, fundamentalmente de plomo, cobre, hierro y galena. La agricultura –cultivo de cereales, legumbres, frutas, olivos…-, la ganadería –ovejas, vacas, cerdos, cabras, animales de carga…- y el aprovechamiento forestal constituían otros oficios muy importantes para la población.

Las actividades de los habitantes también influyeron en la arquitectura urbana. Todavía es posible observar viviendas típicamente rurales, de una sola planta con muros de mampostería –en algunos casos rematados en las esquinas con sillares de granito-, puertas y ventanas enmarcadas con sillares de una sola pieza y cubiertas –a dos aguas- de teja árabe.

Patrimonio natural e histórico-artístico

Valdemaqueda también posee parajes naturales de gran interés como los pinares de los cerros de Santa Catalina y Atalaya con pino piñorero, carrasco, resinero y negral. Otras especies vegetales existentes en el término municipal son encinas, jaras, melojos –sobre todo en la parte norte- y algunos enebros. El río Cofio y los cuatro arroyos existentes propician el crecimiento de vegetación de ribera con predominio de fresnos, sauces y alisos. En el término también hay pastizales. La fauna más abundante está formada por ejemplares que se incluyen dentro de la caza menor como, por ejemplo, jabalíes, venados, conejos y perdices. Asimismo, las aves –águilas, milanos, buitres, cigüeñas, búhos…- disfrutan de una Zona de Especial Protección (ZEPA).

Dentro del patrimonio artístico de Valdemaqueda destacan la Iglesia de San Lorenzo Mártir, el Puente Mocha y el antiguo Palacio de Medinaceli. La iglesia de San Lorenzo Mártir –del siglo XVI- presenta una planta rectangular de una sola nave. La cabecera es gótica y se remata por un ábside con contrafuertes exteriores y muros de mampostería con sillería en los ángulos. En las inmediaciones de la iglesia se encuentra una Cruz tallada con remates de bolas situada sobre una columna sobria. Todo este conjunto es de granito y se cree que es del siglo XX.

El Puente Mocha –junto con otra construcción del mismo estilo- refleja la presencia romana en las tierras de Valdemaqueda. Tiene 55 metros de longitud, es de piedra y consta de cuatro bóvedas de medio punto y dos vanos de losas planas a ambos lados. En la época medieval se reformaron algunos de sus elementos.

El antiguo Palacio de Medinaceli fue un lugar de encuentro y ocio de la nobleza. De la construcción original sólo quedan la portada y el escudo, que son del siglo XVIII.

Más información: www.aytovaldemaqueda.es