Turismo Madrid

Santa María de la Alameda © Comunidad de Madrid

El agua está presente gracias a los ríos Aceña y Cofio, a los arroyos del Hornillo y del Tobar y a la presa del Tobar. Además, posee una gran riqueza forestal. Ideal para respirar aire puro y realizar actividades al aire libre.

El origen del municipio parece encontrarse, en el siglo XIII, con la repoblación desarrollada en la zona, principalmente, por pastores. Las condiciones climáticas favorables, la Cañada Real Leonesa y la abundancia de agua hacían ideales estas tierras para la ganadería. Santa María de la Alameda dependió hasta 1769 de Robledo de Chavela.

El municipio perteneció a Segovia hasta 1833, fecha en que se incorporó a la provincia de Madrid. La Guerra Civil española causó graves daños a la localidad, que tuvo que ser reconstruida casi en su totalidad. Aun así, todavía es posible observar dependencias agropecuarias y viviendas de tipología rural con carácter rústico que reflejan la tradición de Santa María de la Alameda.

La población se dedicaba principalmente a la ganadería –ovejas, cabras, vacas, cerdos…-, aunque también existían otros oficios con menor relevancia. Con la llegada del ferrocarril, desde 1863, hubo un impulso económico, se creó un núcleo de población en las inmediaciones de la estación y el sector servicios adquirió mayor importancia. Éste, además, se ha visto reforzado desde la segunda mitad del siglo XX debido a la actividad turística y a la construcción de segundas residencias.

El valor natural del municipio es evidente. El agua está presente gracias a los ríos Aceña y Cofio, a los arroyos del Hornillo y del Tobar y a la presa del Tobar. Además, Santa María de la Alameda posee una gran riqueza forestal, con bosques de roble y pino –albar, carrasco, resinero y negral- así como ejemplares de piornos, encinas, arbustos y matorrales. Además de las actividades para estar en contacto con la naturaleza, Santa María de la Alameda ofrece la posibilidad de practicar ala delta y parapente.

La principal muestra del patrimonio artístico de la localidad es la Iglesia de Santa María, cuya construcción en varias fases se inició en el siglo XVI. Durante el siglo XX ha vivido varias reformas. Entre sus elementos arquitectónicos destacan:

>la cabecera –con bóveda de crucería de estilo gótico tardío-;

>el ábside de mampostería con contrafuertes de sillería de granito;

>y el cuerpo de la iglesia –posiblemente del XVII- que incorpora columnas toscanas de granito de una pieza que separan las tres naves de la Iglesia. 

Más información: www.santamariadelaalameda.es