Turismo Madrid

Turismo Madrid. Fresnedillas de la Oliva

Los fresnos, que dan origen al nombre del pueblo, se sitúan en la zona sur y debieron formar parte de antiguos bosques de esta especie. Disfruta de su entorno haciendo rutas a pie, a caballo o en bicicleta. Imprescindibles su Museo Lunar y la ruta de La Puente.

El origen de Fresnedillas se encuentra en la repoblación llevada a cabo, principalmente por pastores, en la época de la Reconquista. Aun así, se cree que previamente hubo asentamientos prerromanos, romanos, visigodos y árabes.

Uno de los primeros testimonios escritos que se refieren a la zona de Fresnedillas es el Libro de montería de Alfonso XI, de la primera mitad del siglo XV, que menciona la existencia de abundante caza en esas tierras. La revolución comunera de 1520 tuvo gran repercusión en el municipio y en 1740 obtuvo el título de Villa. En 1833, Fresnedillas dejó de pertenecer a Segovia y pasó a formar parte de la provincia de Madrid. La toponimia municipal se encuentra en un derivado de “fresneda” o “fresno”.

Los fresnos, que dan origen al nombre del pueblo, se sitúan en la zona sur y debieron formar parte de antiguos bosques de esta especie. En la actualidad, la vegetación predominante está formada por encinares y pastos y también es posible observar pinos y matorrales. Tienen especial valor ecológico algunos parajes como la dehesa de Fuentelámparas. Una excelente manera de acercarse a la naturaleza es haciendo rutas a pie, a caballo o en bicicleta.

La población del municipio se dedicaba fundamentalmente a la ganadería –lanar, caprina, vacuna y de cerda-, a la agricultura y al transporte de leña y carbón. Los oficios tuvieron su influencia en la arquitectura urbana, que presentaba manzanas irregulares con construcciones rurales y dependencias agropecuarias a las que, con el paso del tiempo, se han sumado construcciones más recientes. Actualmente, la agricultura se ha reducido al autoconsumo, la ganadería mantiene su importancia y se han desarrollado sectores como el de la construcción y el de los servicios para atender las demandas turísticas. Precisamente, el turismo origina que Fresnedillas casi triplique el número de habitantes en el verano.

La principal muestra del patrimonio artístico de Fresnedillas es la Iglesia Parroquial de San Bartolomé, construida en el siglo XVI y con sillería reforzada por contrafuertes. Presenta una nave, un gran arco de medio punto y cubierta de madera así como una espadaña de dos cuerpos. El coro de la Iglesia se sitúa en alto y se sustenta sobre columnas del siglo XVII.

En las proximidades del núcleo urbano también se pueden apreciar dos fortines que reflejan los combates registrados en la zona durante la Guerra Civil española.

Te sugerimos... 

>Una visita al Museo Lunar. Inaugurado en 2010 en conmemoración del 40 aniversario de la llegada a la Luna del Apollo 11, misión en la que participó la estación espacial situada en la localidad y que la convirtió en sede de la Estación de Vuelos Espaciales Tripulados (MSFN). El museo está dedicado a las misiones espaciales de la NASA y de la antigua URSS. Entre otras curiosidades podrás ver la primera huella del ser humano en la superficie lunar, una maqueta de una cápsula espacial, trajes de astronauta, piezas pertenecientes a Neil Armstrong y mucho más.

>La Puente, una ruta circular de dificultad media/baja, que adquiere su máximo esplendor en las estaciones de primavera y otoño. Partiendo del Museo Lunar, el camino transcurre por un ramal de la Cañada Real Leonesa Oriental, conocido como el Cordel del Puente de San Juan o Cañada de las Merinas. Disfruta del paisaje, un bosque mixto de dehesa de encinas, enebros, y fresnos o refréscate en los abundantes arroyos que encontrarás a tu paso, lagunas e incluso charcas. No lo pienses más, y descubre más información sobre esta ruta.

Más información: www.turismofresnedillas.es