Turismo Madrid

Cenicientos. Vista desde Peña Cenicientos © Comunidad de Madrid

Su nombre podría proceder del color ceniza propio de las rocas de la zona. Es curiosa la Piedra Escrita, un monumento megalítico del siglo III ó IV en el que se aprecian tres figuras humanas. ¡Disfruta de actividades al aire libre!

El origen de Cenicientos está en la repoblación que se llevó a cabo tras la Reconquista, pero no se descarta que con anterioridad hubiera asentamientos humanos –romanos y musulmanes- en esas tierras. Esta teoría encuentra fundamento en un poblado medieval denominado Santa María de Piedra Escrita que desapareció tiempo después. En el Libro de la Montería de Alfonso XI se hace referencia a la Peña de Cenicientos por lo que se deduce que ya habría asentamientos estables.

El municipio estuvo integrado dentro de la Tierra y Señorío de Escalona, en 1633 obtuvo el título de Villazgo y en 1833 se incorporó a la provincia de Madrid. El Catastro de Ensenada de 1752 recoge que en Cenicientos había 150 vecinos que se dedicaban, principalmente, a la agricultura y la ganadería. El Diccionario de Madoz, de 1847, señala la existencia de 300 casas y 1.200 habitantes que a los oficios anteriores habían añadido la explotación de molinos harineros. Este número fue aumentando con el paso del tiempo hasta convertir a Cenicientos en una localidad moderna pero que sabe conservar el espíritu del pasado.

Existen varias teorías sobre la toponimia municipal, aunque la más probable es la que afirma que Cenicientos procede del color ceniza propio de las rocas existentes en esas tierras o de plantas llamadas “cenizo” también presentes en la zona

El paisaje del municipio es accidentado y se caracteriza por encontrarse a los pies de la Sierra de Cenicientos. Abundan los arroyos –muchos de ellos, estacionales- y las fuentes así como la vegetación de robles, enebros, monte bajo, olivares, viñedos, pastos y algún castañar.

La fauna predominante está formada por mamíferos y aves. Desde las zonas más elevadas se tienen fabulosas vistas panorámicas del entorno. Además, quien lo desee puede hacer actividades como, por ejemplo, senderismo y rutas en bicicleta.

Las principales muestras del patrimonio artístico de Cenicientos son la Iglesia de San Esteban Protomártir, la Ermita de Nuestra Señora del Roble y la Piedra Escrita. La Iglesia, construida con sillares entre los siglos XV y XVI, presenta un cuerpo rectangular en el que se adosan una cabecera poligonal y una torre cuadrada. La nave se divide transversalmente por cuatro arcos diafragmáticos en ojiva que se corresponden con los contrafuertes del exterior, algo que no es frecuente en otras iglesias de la Comunidad de Madrid. Dentro de las construcciones religiosas, en Cenicientos también se encuentra la Ermita de Nuestra Señora del Roble, del siglo XV y con reformas en el siglo XX.

La Piedra Escrita es un monumento megalítico –del siglo III ó IV- formado por una roca de granito de aproximadamente siete metros de altura y nueve de circunferencia. En una de sus caras muestra una hornacina en la que se aprecian tres figuras humanas.

Más información: www.cenicientos.net