Turismo Madrid

Turismo Madrid. Cadalso de los Vidrios

Realiza alguna ruta a pie, a caballo o en bicicleta para disfrutar de su paisaje de montaña, su flora y su fauna, pues es parte de la ZEPA. Su nombre hace referencia a la industria vidriera aquí instalada hasta principios del SXX.

Los pobladores más antiguos de Cadalso de los Vidrios fueron los celtíberos, aunque también tuvieron presencia los romanos y los árabes antes de la llegada de la Reconquista en 1082. Los asentamientos de la población aprovechaban la situación geográfica de Cadalso pues desde ese punto se podían observar las tierras de los alrededores y advertir la llegada de los enemigos. En 1833 Cadalso se integró en la provincia de Madrid.

La toponimia municipal se encuentra en este punto, pues Cadalso significa “lugar que se levanta en alto” y “fortificación o baluarte de madera”. El término “de los Vidrios” se refiere a la industria vidriera que tuvo gran relevancia desde el siglo XV hasta principios del XX. En el municipio existían hornos de piedra y barro que fabricaban vidrios de gran calidad –botellas, frascos, candelabros, bombillas, tubos para quinqués- que eran muy apreciados en España y en Europa. De hecho. Parte de la cristalería de la Real Botica del Monasterio de El Escorial está fabricada en Cadalso de los Vidrios.

Las primeras fuentes demográficas del municipio son de principios del siglo XVI y señalaban que en Cadalso había 300 vecinos. Posteriormente, el número de habitantes fue oscilando hasta tomar una tendencia alcista que se ha mantenido. La economía de la población se basaba en la industria y en el comercio que –junto con la agricultura, la ganadería y otros oficios- provocaron un crecimiento económico muy notable. Éste influyó en el desarrollo urbano municipal y la construcción de viviendas de tipología rural, urbano-rural y urbana, con presencia también de nuevas edificaciones y segundas residencias.

Cadalso de los Vidrios disfruta, además, de un privilegiado entorno natural gracias a un paisaje de montaña de abundante vegetación arbórea –pinos, rebollos, encinas, viñedos, monte bajo…-, mamíferos y aves –Cadalso está incluido en una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA)-. El agua también está presente con los arroyos que discurren por el término municipal. Para conocer mejor la naturaleza municipal existe posibilidad de hacer rutas a pie, a caballo o en bicicleta.

Patrimonio histórico-artístico

El patrimonio artístico de Cadalso tiene muestras de gran valor como la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, el Palacio de Villena, la Casa de los Salvajes o Casón de los Austrias y la Fuente de los Álamos.

La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción se comenzó a construir en 1498 con parte de la muralla árabe de Cadalso, huella de la presencia musulmana en el municipio. La iglesia presenta una nave con cuatro capillas, sacristía –con bóveda de cañón de estilo herreriano- y pila bautismal renacentista. La portada, de 1547, también es renacentista.

El Palacio de Villena fue construido con sillares de piedra en el siglo XV y constituyó un lugar de recreo y descanso. Presenta planta rectangular con dos fachadas, es de estilo renacentista, y dispone de jardines del siglo XVI que están catalogados como Bien de Interés Cultural.

La Casa de los Salvajes o Casón de los Austrias es un edificio solariego con estilo renacentista. Por su parte, la Fuente de los Álamos tiene origen musulmán y es un antiguo manantial que forma un pozo sobre el que se levanta una construcción de piedra.

Más información: Área de Turismo de Cadalso de los Vidrios