Turismo Madrid

Turismo Madrid. Aldea del Fresno

Los ríos Alberche y Perales así como los arroyos configuran un municipio incluido en una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). En Safari Madrid podrás admirar desde el coche jirafas, elefantes, leones y otros.

Las primeras referencias escritas sobre Aldea del Fresno se publicaron en el siglo XIII y mencionaban a la villa de Tozara, ubicada en la Dehesa del Rincón y en la actualidad despoblada. Los pastores trashumantes podrían ser los primeros pobladores estables de Aldea del Fresno, que crearon sus asentamientos en las proximidades de un fresno –de ahí la toponimia municipal-. La población formó parte del sexmo de Casarrubios y en 1627 fue adquirida en señorío por Catalina de Mendoza. Después de pasar por diferentes manos nobiliarias, Aldea del Fresno fue incluida en Madrid en 1833.

El Catastro del Marqués de la Ensenada de 1752 cuenta 31 vecinos en el municipio, donde también había 36 casas. La arquitectura urbana municipal se configuraba en manzanas irregulares a partir de la plaza. En 1889, el número de viviendas ascendía a 56. Los materiales empleados en la construcción eran, fundamentalmente, mampostería, ladrillo y adobe. Desde esa fecha, la población ha ido aumentando y, a partir de la segunda mitad del siglo XX, han surgido segundas residencias.

Los ríos Alberche y Perales así como los arroyos del municipio configuran parte de la naturaleza de Aldea del Fresno. La vegetación de ribera tiene gran relevancia no solo por las especies vegetales sino también por las muchas especies de fauna que viven en ella. El término municipal también está incluido en una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). El entorno es ideal para practicar actividades al aire libre.

Las muestras más significativas del patrimonio artístico de Aldea del Fresno se encuentran en la Torre de la Iglesia de San Pedro Apóstol, la Noria árabe y la Granja El Santo. La Torre de la Iglesia es del siglo XVIII, tiene planta cuadrada, está construida con sillería y presenta dos cuerpos. El resto de la Iglesia se ha reformado

En las proximidades de la Iglesia, en la orilla del río Perales, se encuentran las ruinas de la Noria árabe, cuya construcción se levantaba sobre un zócalo de mampostería irregular del que arrancaba otro cuerpo del mismo material reforzado en sus esquinas con ladrillo visto.

La Granja El Santo –conjunto de interés provincial- fue propiedad del Monasterio de El Escorial desde mediados del siglo XVI hasta la desamortización del XIX. Como su nombre indica, su principal función era la agropecuaria. En su interior, el elemento más antiguo es la Ermita de San Saturio o San Saturnín del siglo XIV y catalogada como de Interés Histórico Artístico Regional.

Más información: www.aldeadelfresno.com