Turismo Madrid

Villavieja de Lozoya

Se sitúa en las laderas de los montes Carpetanos, en una elevación natural que le permite destacar en el entorno y disfrutar de unas envidiables vistas. Tuvo gran importancia en las rutas de la trashumancia.

La fundación de Villavieja se remonta a la Edad Media pero no se descarta que previamente hubiera contado con asentamientos temporales. En un documento escrito de 1485 ya figura una mención a la localidad.

Las diez vías pecuarias que atraviesan el municipio -cuatro cañadas y seis coladas- y la abundancia de agua -con el río Lozoya y cinco arroyos- son reflejo de la importancia que tuvo la trashumancia y la ganadería. El desarrollo urbano se caracterizó por la construcción de dependencias agropecuarias y viviendas de tipo rural. Durante unos trabajos de demolición y desescombro, se encontraron los restos de dos arcos mudéjares -datados entre los siglos XII y XIII- de gran valor e integrados en viviendas rurales. <Actualmente, los arcos han sido restaurados y pueden verse en una hospedería de la localidad.

Otro ejemplo del patrimonio artístico de Villavieja del Lozoya se encuentra en la Iglesia de la Inmaculada Concepción, que es de reciente construcción pero que se levanta sobre los restos de una ermita medieval. La Iglesia consta de una nave, ábside semicircular, coro a los pies y atrio de acceso. Además, en las inmediaciones del núcleo urbano es posible observar los restos de la espadaña de la Ermita de la Trinidad.

La ubicación de Villavieja del Lozoya también le confiere una valiosa naturaleza con presencia de robles, fresnos, álamos, acebos, sauces y otros ejemplares de flora y fauna de ribera. Por tanto, además de admirar el paisaje gracias a las vistas panorámicas, es imprescindible pasear por el casco urbano y sus alrededores para impregnarse del valor cultural y natural de la localidad.

Más información: Ayuntamiento de Villavieja del Lozoya