Turismo Madrid

Turismo Madrid. Patones © Comunidad de Madrid

El “Pequeño Reino de Patones” ofrece paseos entrañables, lugares donde comer y dormir, rutas de senderismo y cicloturismo, exposiciones y rutas guiadas, yacimientos arqueológicos y un amplio patrimonio arquitectónico.

Patones, un reino un pueblo. El “Pequeño Reino de Patones” ofrece paseos entrañables, lugares donde comer y dormir, rutas de senderismo y cicloturismo, exposiciones y rutas guiadas, yacimientos arqueológicos y un amplio patrimonio arquitectónico. Te invitamos a descubrir uno de los pueblos más pintorescos de España que fue declarado en 1999 Bien de Interés Cultural.

El encanto de Patones de Arriba es una mezcla de tradición histórica y el descubrimiento de restos arqueológico de la Edad del Hierro y del Bronce en la Cueva del Reguerillo de Patones. Puedes disfrutar de la espeleología y la escalada en esta zona de gran valor geológico.

Aunque su fama se debe a la leyenda del “Rey de Patones”, basada en la visita que hizo el Rey al Cardenal Moscoso a su paso (1653) por Torrelaguna para pedirle la construcción de una ermita en el pueblo. El Rey era una especie de alcalde o juez de Paz, y como dicen los documentos clásicos, sería un anciano que administraba justicia entre los vecinos. Se dice que cuando el rey Carlos III se dirigía a estos personajes lo hacía refiriéndose al rey de los Patones.

En el siglo XIX Patones acrecentó su leyenda durante la guerra de la Independencia que, según la leyenda no había afectado al pueblo. Ya que se pensaba que debido a su situación había quedado oculto y no había sido visto por los franceses, aunque documentos demuestran que no es cierto.

La visita la puedes empezar en Patones de Abajo, visita el Museo del aula geológica, que forma parte del Museo Abierto de la Mancomunidad de El Atazar. Situado en una antigua casilla del Canal de Isabel II rehabilitada en un paraje de extraordinario valor geológico. En el exterior del Museo, podemos observar una colección de rocas representativas de la Sierra Norte.

Tras la visita al museo, puedes subir a Patones de Arriba por la senda ecológica de El Barranco, en un camino de apenas 750 metros en la que según vayamos ganando altura podremos disfrutar de un impresionante paisaje.

Paseando por las calles de Patones descubrirás un museo de pizarra al aire libre, la Antigua Iglesia de San José (que actualmente es la oficina de turismo) proporciona información sobre dos recorridos que podrás realizar mientras te fijas en los edificios más singulares.

Seguro que has hecho hambre, disfruta de la comida típica castellana en alguno de los restaurantes de Patones de Arriba, es uno de los rincones de la Comunidad de Madrid que se han hecho famosos por su gastronomía.

Otro posible plan es el Canal de Cabarrús, con una longitud de 13 kilómetros discurre por las localidades de Patones, Torremocha y Torrelaguna que discurre en paralelo a construcciones realizadas por el Canal de Isabel II.

Más información: www.patones.net