Turismo Madrid

Navalafuente - Comunidad de Madrid

Su origen se remonta al siglo XII, cuando seis vecinos de Bustarviejo que buscaban mejores pastos para sus rebaños se establecieron junto a una fuente que regaba la nava. La Iglesia de San Bartolomé es el principal patrimonio histórico-artístico.

El origen de Navalafuente está en el siglo XII gracias a seis vecinos de Bustarviejo que buscaban mejores pastos para sus rebaños y que establecieron asentamientos junto a una fuente que regaba la nava –que, según el diccionario de la Real Academia Española, es una “tierra sin árboles y llana, a veces pantanosa, situada generalmente entre montañas”-. Este hecho constituye, además, la toponimia del municipio. La historia de Navalafuente estuvo ligada desde sus inicios a la de Bustarviejo hasta 1734, fecha en la que se convirtió en localidad independiente después de haberlo solicitado durante más de 200 años.

La ganadería –ovina, bovina y caprina-, gracias a los pastizales y dehesas, fue de los motores de la economía municipal. La agricultura, principalmente de secano, también tuvo relevancia y en la localidad todavía se pueden ver dos molinos sobre el arroyo Gargüeña. Con el paso del tiempo, ambas actividades fueron perdiendo fuerza y dejando paso a los servicios y a la construcción. Además de los prados, la vegetación de Navalafuente también está formada por fresnos, rebollos, encinas, enebros, jaras y piornos.

La Iglesia de San Bartolomé es el principal ejemplo de patrimonio artístico de la localidad. Fue erigida en el siglo XV y se trata de una construcción exenta de una sola nave con ábside semicircular y espadaña de tres cuerpos. En su interior se conservan restos de los siglos XV y XVI entre los que destacan la bóveda de crucería de la capilla, una pintura mural gótica en el ábside y diez lápidas de enterramiento también góticas.

Más información: www.navalafuente.es