Turismo Madrid

Turismo Madrid. Sierra de la Cabrera - Comunidad de Madrid

Esta estribación rocosa de la Cuerda Larga (uno de los macizos más importantes de la Sierra de Guadarrama) integra el macizo granítico más grande de la zona oriental de esta sierra. Se encuentra situada al norte del municipio del mismo nombre y al este de Valdemanco, es accesible desde la autopista A-1(Madrid-Burgos), a la altura del kilómetro 60.

Es denominado monte-isla, ya que aparece separado de la alineación principal y sus principales cotas son el Gancho Gordo, de 1564 metros, y el pico de la Miel, de 1392 metros, con una longitud total de cuatro kilómetros. Subir al Pico de la Miel es visita obligada.

Pico de la Miel - Cabrera - Comunidad de Madrid

Dado su fácil acceso, podemos descubrir los siete municipios que rodean este promontorio, Bustarviejo, Cabanillas de la Sierra, La Cabrera, Lozoyuela-Navas-Siete Iglesias, Navalafuente, Valdemanco y Venturada, donde se combina la importante tradición ganadera con el paisaje rural, las dehesas de aprovechamiento colectivo, los prados cercados, los potros de herrar, las vías pecuarias y por supuesto sus caminos y veredas.

La Sierra de la Cabrera es un lugar de paso de viajeros con valor histórico, se trata de la antigua carretera de Francia, hecho que resalta con las posadas y ventas que rememoran aquellos años en los que el viaje era toda una aventura.

Viniendo desde Madrid en dirección norte, al toparnos con la Sierra de la Cabrera, nos encontramos con una primera visión de la Sierra Norte, en la que resaltan su color tapiz vegetal y la diversidad de sus formas rocosas como reclamo principal para todos los municipios que componen esta subcomarca.

Puerta de entrada

Desde el término municipal de Venturada, abrimos las puertas y te invitamos a conocer la comarca de la Sierra Norte. Situado en una atalaya natural, se puede divisar de forma casi completa la cuenca del rio Guadalix y la vega de Torrelaguna. Venturada se relaciona con el área celtíbera prerromana y ya aparece datada con población romanizada ya a mediados del siglo II D.C. En 1593, Felipe II concede a la población el privilegio de Villazgo. En su término municipal está el Pliegue Zaleski, un pliegue de roca metamórfica que se ve en tres dimensiones, lo que convierte a la localidad en punto de interés geológico de la región.

Te recomendamos la visita al conjunto histórico-artístico de la ciudad, su arquitectura popular, las fuentes y abrevaderos, yacimientos, la Iglesia Parroquial de Santiago, la Ermita de San Benito y, por supuesto, su Atalaya, que fue declarada Monumento de carácter Histórico-Artístico por el Real Decreto en el año 1983, formando parte de la red de fortificaciones de enlace que el emirato cordobés construyo frente al avance cristiano. Si lo que te apetece es andar, sus caminos, convertidos en ruta turística, harán que disfrutes de este bello paraje.

De sus fiestas y tradiciones destacamos San Isidro, San Juan Bautista y Virgen de la Antigua. Si te gusta el rock, en Venturada se celebra el "Ventu&Rock", festival y concurso de bandas de la zona que promociona este estilo musical como expresión cultural.

Atalaya de Venturada - Wikipedia

Seguimos la ruta...

A continuación, llegamos a Cabanillas de la Sierra y Navalafuente en las zonas menos altas y más llanas con hermosas dehesas de rebollos.

De Cabanillas resaltamos su origen, ligado al nombre del municipio ya que inicialmente fue un asentamiento de pastores que construyeron sus cabañas en este lugar. La ganadería refleja su importancia por las tres cañadas que atraviesan el término municipal, la Real de Extremadura, la de Sacedón al Portillo y la de Venturada. Como ruta turística puedes hacer la del Toro, que circunda la localidad, para disfrutar de un entorno de singular belleza y unas magníficas vistas de la sierra. El Como patrimonio histórico-artístico, destacan las Antiguas Escuelas, el antiguo Parador, el puente de Los Arrieros, las diversas casonas, la parroquia de San Juan Bautista y el Ayuntamiento. No hay que perderse, si te gustan las tradiciones, el Levantamiento de Mayo, la Octava del Señor (Corpus Christi), la Fiesta del Verano y la Inmaculada Concepción..

Cabanillas de la Sierra - Comunidad de Madrid

Continuamos nuestro viaje hacia Navalafuente, que surgió en el siglo XII y que se independizó de Bustarviejo en 1734 obteniendo el rango de villa. Destacamos el Potro donde se herraba el ganado en la Plaza de San Bartolomé y la Iglesia Parroquial del mismo nombre. En cuanto a sus fiestas y tradiciones, la de Reyes, el Carnaval, las fiestas de San Blas y Santa Águeda y San Bartolomé y San Roque, son las más importantes. El entorno paisajístico se puede recorrer a través de la ruta de las Callejas, Valdemanco o la ruta del Cacho.

Rumbo al Norte

Seguimos nuestro periplo hacía la senda del Norte donde alcanzamos las mayores cotas de altitud de la Sierra de la Cabrera. Así nos encontramos con Bustarviejo, Valdemanco y La Cabrera, que son los términos mas montañosos de esta subcomarca.

Bustarviejo, deriva del término en latín bustar, que significa dehesa o pastizal de bueyes, en este caso viejo. Como hecho relevante en su historia, resalta la independencia de Segovia en 1626. Destacamos en la visita, el conjunto histórico-artístico con la Torre de la Mina y la Ermita de la Soledad y como fiestas y tradiciones, las de San Isidro y el Cristo de los Remedios o la veraniega fiesta del Tomate. Puedes disfrutar de la ruta interpretativa del Antiguo Penal o la senda ambiental, Paisajes de Bustar Viejo.

Bustarviejo - Comunidad de Madrid

En el siglo XVI, Juan Valdés apodado "el manco", vecino de Bustarviejo, construyó una venta a unos cinco kilómetros de su pueblo. Sus hijas, una vez casadas, levantaron sus casas entorno a la de su padre. Según la leyenda, ese fue es el origen de Valdemanco. Inicialmente dependió de Bustarviejo, hasta que en 1840, la regencia del reino decretó la emancipación de Valdemanco que constituyó ayuntamiento propio. Desde este momento, su actividad fue agraria y ganadera, hasta que en el segundo cuarto del siglo XX, con la construcción del ferrocarril Madrid-Burgos, al tener su propio apeadero, se usó para dar salida al granito de la zona. Entre los elementos arquitectónicos destacamos la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora del Carmen, el Taller Museo Luis Berruti y el Potro de herrar, muy típico en la zona. Como tradiciones y festejos, reseñamos la festividad de Nuestra Señora del Carmen y San Roque. Si te acercas a la zona, sube al Mondalindo, una de las cimas y el mirador natural de la Sierra de La Cabrera. Desde la cumbre tenemos una buena visión paisajística de la Sierra y su entorno. El camino cuenta con innumerables fuentes y manantiales. Pero no es la única ruta, la de los Pastores, Huellas de la Historia, la ruta del Granito, la de los Huertos o la de la Vereda de los Muertos, completan el itinerario.

La Cabrera, cabeza de comarca, fue poblada allá por el siglo V aunque hay vestigios preromanos y romanos. Obtuvo su título de Villa en 1748 y fue destruida durante la ocupación francesa, reconstruyéndose en 1809. Su actividad principal es la ganadería y el turismo rural. Alrededor de esta actividad se han constituido un buen número de casas rurales y restaurantes. Sus principales puntos de interés en el municipio son, el Centro de Innovación Turística Villa de San Roque con jardín Botánico, exposiciones temporales, jornadas de formación y cursos en su sala multimedia. La Iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción, el Centro Comarcal de Humanidades Cardenal Gonzaga, el Potro de Herrar o la necrópolis medieval, Templo del Moro. De sus tradiciones y fiestas, resaltamos San Antonio y San Lucas. Los primeros domingos de cada mes, se celebra en el pueblo el Mercado de Productos Artesanos, Naturales y Ecológicos, que surgió con una clara vocación de fomentar la producción local, tanto ecológica como artesanal y que trata de contribuir a la conservación y promoción de la variedad de cultivos y productos de la Sierra Norte de Madrid.

Superando la cota de los 1500 metros llegamos al punto más alto, Lozoyuela–Navas-Sieteiglesias, que contrasta con un paisaje llano y montañoso, de formaciones graníticas y extensas dehesas de ganado. Su origen hay que buscarlo en la época medieval. La diversidad de las formas rocosas, el colorido tapiz vegetal y la localización estratégica de los núcleos de población son parte de los reclamos turísticos que la naturaleza ofrece al visitante. El paisaje rural todavía mantiene la esencia del pasado, apreciable a través de las dehesas de aprovechamiento colectivo, los prados, potros de herrar, cortijos, caminos y vías pecuarias.

Su patrimonio histórico-artístico recae en, la Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol, la Iglesia Parroquial de la Santa Cruz, la Necrópolis Cristiana Medieval, el Estanco Museo Velasco, la Ermita de la Virgen de la Soledad y la Iglesia Parroquial de San Nicolás de Bari, el puente romano... Entre sus tradiciones y festejos, la Cruz de Mayo, San Blas, San Nicolás de Bari y la Virgen de la Soledad son las más importantes.

Existen infinidad de rutas y senderos por la Sierra de La Cabrera que se adaptan a múltiples perfiles de turistas y dificultades, por lo que recomendamos visitar algunos de los sitios específicos para conocer aquellas rutas que mejor se adapten a tus necesidades.

Más información: