Turismo Madrid

Quijorna

Situado en las estribaciones de la Sierra de Guadarrama por lo que presenta un clima y vegetación de características serranas. Su entorno es ideal para hacer senderismo y las rutas en bicicleta de montaña.

Los primeros documentos escritos que recogen la existencia de Quijorna son del siglo XIV, concretamente en el Libro de la Montería de Alfonso XI, aunque se han encontrado indicios de que la zona tuvo núcleos de población desde la época romana. Parece ser que el poblamiento estable original se encontraba a tres Kilómetros del actual. La localidad perteneció hasta 1480 a la Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia, posteriormente al Señorío de los marqueses de Moya y tiempo después volvió a cambiar de manos.

En tiempos de Felipe II, el municipio logró el título de villa. Un hecho que cambió la fisonomía municipal fue la Guerra Civil española. Quijorna fue totalmente destruida por los bombardeos y combates que tuvieron lugar durante el asedio a la localidad. Aun así, fruto del coraje de los habitantes, se consiguió reconstruir el pueblo y todavía se mantienen algunos restos de la contienda como un fortín.

El nombre del municipio parece proceder de la gran cantidad de hornos caleros existentes. De hecho, según la tradición, “Qui” derivaría de “quinientos” y “jorna”, de “hornos”. Otros autores coinciden en el significado de “jorna” pero creen que “Qui” procede de la especie arbórea quejigo. Lo que es evidente es que la cal fue uno de los oficios de los habitantes de Quijorna junto con la agricultura –cultivo de cereales, legumbres y frutas-, la ganadería –lanar, vacuna, caprina, porcina-y la apicultura.

El término municipal está situado en las estribaciones de la Sierra de Guadarrama por lo que presenta un clima y vegetación de características serranas. El agua es abundante gracias al río Perales y a una docena de arroyos en cuyas riberas crecen olmos, chopos y sauces. Otras especies frecuentes son las encinas, los quejigos, los matorrales y pastizales. Entre la fauna, destacan las aves – aproximadamente la mitad del término está dentro de una Zona de Especial Protección- y los mamíferos. Las personas que quieran conocer con detalle este conjunto natural pueden hacerlo con actividades como el senderismo y las rutas en bicicleta de montaña.

El patrimonio artístico de Quijorna está formado, principalmente, por la Iglesia de San Juan Evangelista, del siglo XV. Presenta planta rectangular con tres naves separadas por arcos de medio punto apoyados sobre pilares. El ábside es poligonal y la torre es de tres cuerpos. La Iglesia fue reconstruida al finalizar la Guerra Civil. Otra muestra patrimonial es un horno de cal, el único que sobrevive al paso del tiempo y que refleja la importancia calera del municipio.

Más información: www.aytoquijorna.org