Turismo Madrid

Turismo Madrid. Navacerrada

 De especial interés paisajístico resultan la Dehesa de la Golondrina, el Valle de la Barranca y el Valle de la Maliciosa. En el término municipal abunda el agua debido a los ríos Navacerrada y Navalmedio y a numerosos arroyos y embalses.

El origen de Navacerrada se encuentra en la repoblación desarrollada por pastores procedentes de Segovia en tiempos de la Reconquista. Ésta fue, además, motivo de disputas territoriales entre madrileños y segovianos. En 1436 fue donada al Marqués de Santillana con el título de condado e incluida en El Real de Manzanares. Navacerrada logró el título de Villa en 1636.

El Catastro del Marqués de la Ensenada, del siglo XVII, revelaba algunos datos de las actividades de la población. La principal forma de vida de los habitantes era la agricultura, la ganadería y el aprovechamiento forestal. Estas ocupaciones también influyeron en la arquitectura urbana del municipio, que todavía sigue mostrando algunas construcciones rurales y urbano-rurales, si bien las edificaciones nuevas han ido proliferando sobre todo a partir de la segunda mitad del siglo XX.

La privilegiada ubicación de Navacerrada le otorga una gran variedad natural. Entre la vegetación destacan, principalmente, los bosques de roble y de pino silvestre aunque también se pueden encontrar jara, tomillo, cantueso, zarzamora, chopos, fresnos y álamos. De especial interés paisajístico resultan la Dehesa de la Golondrina, el Valle de la Barranca y el Valle de la Maliciosa. Asimismo, el término municipal cuenta con gran cantidad de agua debido a los ríos Navacerrada y Navalmedio y a los arroyos y embalses existentes. Entre la fauna destacan los mamíferos –jabalíes, zorros, corzos, ardillas, conejos…-, las aves –verderones, herrerillos, perdices, búhos, rapaces, patos, garzas…-, los anfibios, reptiles e insectos. Todo ello es una invitación para acercarse a conocer, siempre de forma respetuosa, la naturaleza y practicar actividades como el senderismo y deportes invernales.

Entre el patrimonio artístico, Navacerrada ofrece muestras como la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Natividad. Ésta fue construida con mampostería y sillares en el siglo XVI y reformada en el XVIII y en el XX. La Iglesia es de una nave y presenta una torre de tres cuerpos separados por impostas y coronada con un campanario con ojos de medio punto. En el interior de la nave destacan la capilla mayor, el coro –de madera, se apoya sobre columnas de granito- y la capilla bautismal –con una pila de granito del siglo XVI-.

En la localidad también son de interés las Fuentes de San Antonio, del Nogal, y de los Ángeles así como la Ermita de San Antonio, situada en la Dehesa de la Golondrina y donde termina la romería que el 13 de junio honra a San Antonio de Padua.

Más información: Navacerrada