Turismo Madrid

Turismo Madrid. Hoyo de Manzanares

Las actividades al aire libre en su entorno te mostrarán su riqueza natural, además posee un importante patrimonio cultural. La antigua Iglesia de Nuestra Señora del Rosario es de granito y se construyó entre los siglos XV y XVIII.

Existen vestigios que muestran que hubo asentamientos humanos postpaleolíticos y neolíticos en las tierras que forman Hoyo de Manzanares. Éstos fueron haciéndose más grandes durante las épocas posteriores y se cree que pudieron convertirse en estables durante el Imperio Romano.

En la Edad media, con la dominación musulmana, el municipio se ocupó con fines de defensa territorial. Al igual que otras poblaciones de la comarca, Hoyo también fue objeto de discrepancias territoriales entre segovianos y madrileños y pasó por diferentes manos. Sin embargo, no fue hasta 1636 cuando tuvo lugar la fundación definitiva de Hoyo de Manzanares al abandonar El Real de Manzanares y adquirir la categoría de villa.

Patrimonio natural

El municipio tiene gran riqueza geológica con rocas y granitos con millones de años de antigüedad que se han ido erosionando hasta formar elementos muy valiosos. La cantería y a la venta de piedra berroqueña eran las principales actividades de la población junto con la maderera, la agricultura –fundamentalmente de cereales- y la ganadería. Los oficios de los habitantes tuvieron su influencia en la arquitectura urbana. Aunque desde la segunda mitad del siglo XX hay nuevas edificaciones – parte de ellas destinadas a segunda residencia-, aún es posible encontrar ejemplos de construcciones rurales y urbano-rurales erigidas con ripio, mortero y refuerzo de sillares.

La naturaleza también está muy presente en el término municipal. Entre la vegetación destacan los alcornoque, encinas, pinos, robles, enebros, jaras, retamas, romeros, torviscos, rosales y plantas aromáticas. Dentro de la fauna hay mamíferos –jabalíes, conejos, corzos, ciervos, zorros y gatos montés-, aves –aguiluchos, búhos reales, águilas, rabilargos, abubillas, lavanderas, petirrojos, garzas reales y ánades- y anfibios –con ejemplares de sapos corredores, calamitas, tritones y ranas comunes-. Las actividades al aire libre por los alrededores del núcleo urbano permiten observar, a simple vista, parte del conjunto natural.

Patrimonio histórico

Hoyo de Manzanares, además, ofrece un importante patrimonio cultural y artístico: La antigua Iglesia de Nuestra Señora del Rosario es de granito y empezó a construirse en el siglo XV y se concluyó en el XVIII. En una de sus últimas rehabilitaciones, el edificio ha sido convertido en un centro cultural aunque la capilla sigue acogiendo actos religiosos.

Otros ejemplos patrimoniales son la Plaza Mayor –plaza porticada castellana, construida íntegramente en granito, que acoge el Ayuntamiento-, la Fuente del Caño –de 1845, realizada en granito- y el Monumento a los Canteros –obelisco pétreo para homenajear a la cantería-.

Fiestas

En cuanto a festividades, la Fiesta de la Caldereta, el 9 de Septiembre. Es una festividad que se viene celebrando desde hace décadas, aunque la antigüedad se remonte a siglos atrás. Vecinos y visitantes se reúnen en la Plaza Mayor del pueblo como antaño en torno a los famosos calderos de guiso de toro, guiso que era tradición entre los ganaderos y pastores segovianos. La receta del guiso de carne de toro de lidia se cocinaba entonces tal y como se hace hoy en día en la cena en la Plaza -con carne magra de toro, ajos, aceite y coñac- pero con algún que otro ingrediente más y éste es uno de los secretos mejor guardados de la localidad.

Más información: www.hoyodemanzanares.es