Turismo Madrid

Pinto

A 21 km de la ciudad de Madrid, en dirección sur, forma parte del área metropolitana de ésta y del Parque Regional del Sureste. Destaca su Torre de Éboli, donde por orden de Felipe II estuvo presa la princesa. 

Este término municipal está enclavado a 21 km de la ciudad de Madrid, en dirección sur. Forma parte del área metropolitana de ésta y del Parque regional en torno a los ejes de los cursos bajos de los ríos Manzanares y Jarama, el denominado habitualmente Parque del Sureste, uno de los espacios naturales protegidos de la comunidad autónoma que ocupa el tercio de la superficie local que coincide con el entorno del arroyo Culebro.

Su función de abastecedor de cereales y productos de la huerta a la gran urbe cercana pasó en la segunda mitad del siglo XX a ser la de una zona industrial, sobre todo de manufacturas metálicas, y residencial. Limita al norte con Getafe, al sur con las localidades de Torrejón de Velasco y Valdemoro, al este con la de San Martín de la Vega y al oeste con las de Parla y Fuenlabrada.

Son dos edificios de visita obligada la torre de Éboli, y la iglesia parroquial de Santo Domingo de Silos, del siglo XVI, aunque iniciada una centuria antes y acabada ya en el XVII; con elementos de cobertura gótica, pilares propios del renacimiento y un púlpito plateresco. La torre de Éboli, también llamada torre de Pinto, sin más, es de 16,50 m de largo por 10 m de ancho, data de mediados del siglo XIV y se yergue sobre una altura de 30 metros. Usada por los reyes españoles durante los XVI y XVII como prisión, en ella estuvo internada durante seis meses 1579 la afamada princesa de Éboli por orden de Felipe II. El propio secretario regio, Antonio Pérez, fue en ella confinado diez años más tarde.

Otras construcciones reseñables son la iglesia-convento de las Madres Capuchinas dedicada a Nuestra Señora de la Asunción, patrona de Pinto, que data de los siglos XVI y XVII; la ermita del Cristo del Calvario, del XVII y del XVIII; la ermita de San Antón, construida en el siglo XVIII; y la neomudéjar iglesia de la Sagrada Familia, más reciente ya que fue erigida en el XIX. Un edificio civil que no deberíamos olvidar al hablar de esta localidad es la llamada casa de la Cadena, levantada en el siglo XVII y actual sede del museo etnográfico local.

Los primeros asentamientos en el área se remontan a tiempos prehistóricos y se produjeron en torno a los dos arroyos del término, ambos afluentes del cercano río Manzanares, el de los Prados y el Culebro, en las proximidades de la cueva de Cuniebles. Hasta cinco yacimientos arqueológicos distintos tiene Pinto, paleolíticos, calcolíticos, de la edad del hierro y de las épocas romana y visigoda; desgraciadamente ninguno de ellos todavía permite ser visitado. Pero no hay problema, recomendamos asistir al Parque Arqueológico Municipal Gonzalo Arteaga, el ya popular Arqueopinto, inaugurado en 2001 en el parque Juan Carlos I de la localidad sobre una superficie de 18.000 metros cuadrados.

Más información: www.ayto-pinto.es