Turismo Madrid

Turismo Madrid. Arganda del Rey

A 27 kilómetros de la capital en dirección sureste, dentro de la comarca que une la llamada Alcarria de Madrid con la vega del río Jarama, se localiza Arganda del Rey. Historia, tradición, naturaleza y modernidad se funden en la Arganda de hoy.

Se desconoce el origen de su nombre, pero bien podría derivar de su pasado árabe, mientras que su apellido oficial fue añadido en la segunda mitad del siglo XVI cuando el rey Felipe II le otorgó el título de Villa de Realengo.

Un entorno natural privilegiado

Casi la mitad de su término municipal se encuentra dentro del Parque Regional del Sureste, espacio medioambiental protegido debido entre otras cosas a que en Arganda anida la cigüeña blanca, donde confluyen los cursos bajos de los ríos Manzanares y Jarama, un enclave donde naturaleza y fauna conforman un lugar perfecto para disfrutar en familia.

Un patrimonio histórico-cultural por descubrir

Arganda cuenta también con relevantes monumentos históricos. Especial mención tiene su Iglesia de San Juan Bautista, construida a finales del siglo XVII, con su característica torre de 57 metros de altura  adosada al muro occidental un siglo más tarde. En su interior puedes contemplar un precioso retablo procedente del Convento de Calatayud que data de la primera mitad del siglo XVII, habiéndose destruido el primitivo de estilo Churrigueresco, durante la Guerra Civil. De los muros de la iglesia cuelga una importante colección de pinturas de los siglos  XVII y XVIII, distribuidas a lo largo de sus cinco capillas. Entre estas destaca la Capilla del Sagrario, donde una lápida recuerda a los abuelos, bisabuelos y tatarabuelos maternos de Cervantes, que se encuentran enterrados dentro de la iglesia.

La Casa del Obispo Sancho Granado, cercana a la Iglesia de San Juan Bautista, es la única casa solariega conservada de las varias que hubo en el casco histórico. Se trata de la Casa de D. José Sancho Granado, obispo de Salamanca desde 1729 a 1748. Data del  siglo XVIII y presenta fachada típica barroca con frontón partido, rematado por el escudo nobiliario de la familia. Frente a esta casa se encontró el hogar de la madre de Cervantes, donde según apuntan diferentes estudios cervantinos habría nacido el más ilustre escritor de nuestras letras.

También destaca la Casa del Rey, un palacete de finales del Siglo XVI, mandado construir por el embajador alemán Hans Khevenhöler, muy vinculado a las cortes de Felipe II y Felipe III. Un siglo más tarde, con la instalación de la Compañía de Jesús en el municipio, los monjes la convirtieron en casa de labranza y añadieron la bodega, que llegó a ser la más importante de la Comunidad de Madrid. Desde entonces y hasta ahora, si hay algo que define a este municipio es su tradición vinícola. De hecho, sus caldos cuentan con la Denominación de Origen Vinos de Madrid, siendo la sub-zona de Arganda del Rey la más importante y extensa de toda la denominación. Excelentes son sobre todo sus blancos, habitualmente calificados como pálidos, suaves y de paladar afrutado.

En sus inmediaciones se encuentra la Ermita de la Soledad, edificio barroco del siglo XVII donde se venera la imagen de la virgen que lleva su nombre. La talla de la virgen, que fue realizada por el escultor José Ginés en 1810, levanta grandes pasiones entre sus devotos.

Fiestas de la Virgen de la Soledad

Son de gran atractivo sus fiestas de la Virgen de la Soledad, que tienen lugar el segundo lunes de septiembre. En ellas, además de los cada vez más concurridos encierros y de los festejos taurinos.

Conocida como “tierra de recortadores”, pues de sus tierras salen los mejores de España, Arganda posee una gran tradición taurina, de ahí que sus fiestas en honor a la Virgen de la Soledad sean un atractivo acontecimiento para los amantes de los toros.

El tren de Arganda

Aún permanece en la memoria de muchos el famoso refrán del tren de Arganda “que pita más que anda”. La conocida máquina, que alcanzó fama a nivel nacional, se inauguró en el año 1910 y partía de la desaparecida estación del Niño Jesús, que se encontraba junto al parque del Retiro. Aunque el tren dejó de transportar viajeros en los años cincuenta, siguió en funcionamiento hasta 1997 al servicio de una empresa de cementos, haciendo portes entre Morata de Tajuña, Arganda del Rey y Vicálvaro.

La vieja locomotora de vapor-carbón vuelve a resoplar más que nunca junto al Jarama, entre la estación de La Poveda y la Laguna del Campillo, los fines de semana de primavera y otoño. Se trata de la locomotora Henschel Arganda, fabricada en Alemania en el año 1925, en la que los viajeros podrán disfrutar de un impresionante recorrido en sus legendarios vagones restaurados.

Uno de los mayores atractivos del trayecto es el paso del río Jarama, atravesando el puente metálico que lo cruza. Además, existe la posibilidad de enganchar al tren un asombroso coche salón del año 1901 en el que poder imaginar cómo se viajaba en aquella época.

Además, en la estación de la Poveda hoy convertida en museo,  también tendrás la oportunidad de contemplar un importante patrimonio histórico ferroviario, al que constantemente se incorporan nuevas. El museo está también cuenta con un variado parque de coches de viajeros, vagones y furgones.

¡Una oportunidad única de experimentar un auténtico viaje en el histórico tren de Arganda!

Mas información: http://www.vapormadrid.com/

La Torre de Telegrafía Óptica

¿Quieres descubrir cómo era la vida en una torre de telegrafía óptica del siglo XIX? Ahora tienes la oportunidad de conocer los orígenes de las redes de telecomunicaciones, en Arganda del Rey.

La Torre de Telegrafía Óptica de Arganda es la primera y única de sus características íntegramente restaurada, en la que se ha rehabilitado tanto el edificio, como el sistema de transmisiones que se acciona desde su interior. El torreón de este municipio era el número cuatro de la línea telegráfica que unía el recorrido de Madrid- Valencia (1849-1957). El tramo que estaba formado por treinta torres, comenzaba en el Castillete de los jardines del Retiro y la última se encontraba en la localidad de San Francisco, en Valencia.

El departamento de Turismo de Arganda del Rey ofrece visitas guiadas en las que podrás conocer todos los pormenores de la torre –cómo se vivía allí, cómo se enviaban señales y más-  y disfrutarás de las fantásticas vistas que regala el entorno del campillo, uno de los más altos del municipio.

Más información: Turismo de Arganda del Rey