Turismo Madrid

Turismo Madrid. Villar del Olmo

Se distingue por sus casas blancas, sus zonas verdes y sus rincones naturales llenos de encanto y personalidad. Vías pecuarias y dependencias como el Chozo de los Castaños testifican la importancia que tenían ganadería y la agricultura.

Se han encontrado indicios de la presencia humana en las tierras de Villar del Olmo desde hace miles de años, incluso desde la Edad del Bronce. Los asentamientos estables en el municipio tuvieron lugar en la Edad Media gracias a la repoblación. Durante los siglos XVI, XVII y XVIII la localidad estuvo muy relacionada con la villa de Alcalá y el Arzobispado de Toledo. En 1561 obtuvo el título de Villa aunque posteriormente cambió de manos hasta llegar a la abolición de los señoríos en el siglo XIX. En 1833, se incorporó a la provincia de Madrid.

El medio natural de Billar del Olmo está caracterizado por la zona de valle en la que se ubica el municipio. Los paisajes son de gran belleza y adquieren diferentes tonalidades según la estación del año. Además, dispone de un parque forestal con un abundante pinar de repoblación. La fauna más abundante está formada por mamíferos y aves. Gracias a la existencia de dos rutas señalizadas es posible disfrutar, sin perderse detalle, de la naturaleza.

La localidad también ofrece ejemplos de patrimonio artístico entre los que destaca la Iglesia de Nuestra Señora de La Antigua, de estilo románico-rural. El edificio original fue erigido entre los siglos XI y XII, aunque en el siglo XVI se le añadieron elementos y a principios del XX se anexó la capilla donde se ubica Nuestra Señora de la Soledad. En el interior destaca el retablo del altar mayor –del siglo XVII y estilo barroco- que está formado por un cuerpo principal y dividido en tres calles por cuatro columnas de estilo corintio.

Otros ejemplos patrimoniales de Villar del Olmo pueden verse paseando por el municipio. La localidad tiene cuatro fuentes que merecen una visita: La Fuente Mayor se ubica en la Plaza Mayor y mana agua procedente de un manantial de las inmediaciones del casco urbano; La Fuente de San Isidro es del siglo XIX, está situada en la zona de la vega y se acompaña de abrevadero y lavadero; La Fuente del Quemado se encuentra en la vía pecuaria denominada Camino de Pozuelo; y, por último, la Fuente del Escurrizo, también en una vía pecuaria en la Cañada de las Merinas. Estas vías junto con algunas dependencias agropecuarias como el Chozo de los Castaños son reflejo de la importancia alcanzada por la ganadería y la agricultura, que constituían la principal actividad de los habitantes.

Más información: www.villardelolmo.es