Turismo Madrid

Valdaracete

Rodeado de campos de cereales, vides y olivos, los amantes del turismo rural tienen aquí escala obligada. A pie o en bici, tiene mucho que recorrer. La Cañada Real Soriana y la plataforma del antiguo ferrocarril son dos ejemplos.

La historia de Valdaracete está relacionada con la Reconquista y el Arzobispado de Toledo, aunque la proximidad de la Orden de Santiago originó discrepancias territoriales. Posteriormente, el municipio cambió de manos en varias ocasiones y, por ejemplo, desde principios del siglo XVI hasta el XVIII, perteneció al duque del Infantado. En el siglo XIX tuvo lugar la abolición de los señoríos y Valdaracete figura dentro de la provincia de Madrid. En cuanto a la toponimia, hay teorías que apuntan a que Valdaracete puede provenir de “val” (valle) y “acetum” (amargo, agrio).

El paisaje del municipio es mayoritariamente de secano, aunque existe una laguna que permite regar una pequeña parte del término. Entre la vegetación existente hay robles, viñedos, olivares, zumaques –un arbusto de gran belleza con un fruto de color rojo intenso en otoño- y campos de cultivo. Precisamente, la agricultura es una de las principales actividades de los habitantes de Valdaracete. En las tierras se producían, entre otros, avena, trigo, cebada, vino, aceite y azafrán. La ganadería también estaba presente gracias, principalmente, al ganado lanar y a la cría de especies de caza menor. Además, hay otros oficios que completan la actividad económica municipal. Ésta también tuvo su influencia en la arquitectura urbana y todavía es posible observar dependencias agropecuarias y viviendas de tipo rural, aunque también existen construcciones posteriores con características urbanas.

El patrimonio municipal más representativo está formado por la Iglesia de San Juan Bautista y por la Ermita de la Virgen de la Pera. La Iglesia de San Juan Bautista destaca por estar ubicada en el lugar más alto de la localidad, lo que la hace visible a gran distancia. Fue construida – entre los años 1593 y 1607- empleando fundamentalmente mampostería y dispone de torre y campanario. Presenta una única nave con pilastras toscanas y arcos de medio punto cubierta con una bóveda de cañón con lunetos. La sacristía y la capilla de San José se encuentran adosadas al cuerpo de la Iglesia. El edificio, del que se dice que albergó 12 altares con sus correspondientes retablos, fue dañado durante la Guerra Civil española por lo que tuvo que ser reformado.

La Ermita de la Virgen de la Pera está construida con mampostería y con sillares de piedra en las esquinas. Presenta una sola nave con arco de medio punto y en su interior alberga una imagen reciente de la patrona de Valdaracete.

Más información: Conoce Valdaracete