Turismo Madrid

Perales de Tajuña

Desde hace siglos el Risco de las Cuevas vigila la colección de casistas que conforman esta localidad, en otro tiempo plaza defensiva por su situación estratégica. Es una de las zonas más fértiles de la vega del río Tajuña.

Los vestigios arqueológicos encontrados en la zona donde se sitúa Perales reflejan la presencia del Hombre desde la época prehistórica. Los romanos, visigodos y árabes también estuvieron presentes en estas tierras y la repoblación con la Reconquista fue uno de los puntos vitales en la historia del municipio. El primer documento donde se nombra Perales es una donación del rey Alfonso VI al arzobispo de Toledo en 1099. Durante los siglos siguientes se produjeron discrepancias territoriales y en la segunda mitad del XVI logró el privilegio de Villazgo.

La localidad se sitúa en la Valle del río Tajuña y disfruta de un valioso paisaje natural. El Tajuña y los arroyos de la Vega y de la Veguilla son los principales cauces fluviales. La vegetación principal está formada por encinas y matorral que procede de encinares, quejigares y cascajares en degradación. También está presente la vegetación de ribera. La vega de Perales origina una de las principales dedicaciones de la población: la agricultura. De ésta, destacan las hortalizas que son de excelente calidad y muy apreciadas. Además, existía la ganadería –la localidad dispone de una abundante cabaña así como de gran número de vías pecuarias- y una llamativa diversificación de oficios que, conjuntamente, propiciaron el desarrollo económico. Éste se ha incrementado durante la segunda mitad del siglo XX debido a la industria, al sector servicios y a la construcción de segundas residencias. Éstas todavía conviven con la arquitectura tradicional del municipio compuesta por dependencias agropecuarias y viviendas rurales y urbano-rurales.

El patrimonio artístico de Perales de Tajuña también ofrece ejemplos interesantes como la Iglesia de Santa María del Castillo. Fue construida con piedra entre los siglos XVII y XVIII y presenta una única nave, crucero y cúpula de media naranja gallonada sobre pechinas. La espadaña es de los cuerpos, el superior alberga tres campanas. Durante la Guerra Civil española gran parte de sus elementos interiores desaparecieron.

Otro ejemplo patrimonial son las cuevas, excavadas por el Hombre para utilizarlas como residencia o dependencia agropecuaria. En la actualidad, prácticamente, no quedan muestras originales sino viviendas superpuestas a las cuevas. También relacionado con excavaciones, figura el Risco de las Cuevas, compuesto por un conjunto de 47 oquedades –similares a los nichos- de origen prehistórico y donde se han encontrado restos arqueológicos.

También es muy recomendable pasear por las calles de Perales y, en las inmediaciones, observar los hornos de cal y yeso así como un molino y la fábrica de papel.

Más información: Lugares de interés en Perales de Tajuña