Turismo Madrid

Brea de Tajo - Comunidad de Madrid

Al amanecer el "Mar de Brea" se descubre ante nuestros ojos: Es la imponente vista de la vega cubierta de la bruma matinal, que nos traslada a la comarca más romántica. 

El origen de Brea de Tajo se sitúa en la Reconquista y en la repoblación posterior a la dominación árabe. El municipio dependió de Almoguera hasta 1501, cuando se constituyó en villa independiente. El primer documento en el que se habla de Brea es de 1326 y en éste se recogen varias disputas territoriales existentes en la zona. Las tierras pertenecieron a la Orden de Calatrava hasta que Carlos V las vendió a Luis Hurtado de Mendoza, marqués de Mondéjar, que tomó posesión de ellas el año 1538. Respecto a la toponimia municipal hay varias teorías, como que procede del término gallego “borear” o de uno romano que significa “Vereda”.

Las dedicaciones fundamentales de la población se refieren a la ganadería –destacan el ovino, caprino y porcino- y a la agricultura –con cultivo de cebada, trigo, olivo, girasol…-. Éstas influyeron en la arquitectura urbana municipal, con presencia de viviendas de tipología rural, dependencias agropecuarias y construcciones mixtas –viviendas que tenían departamentos anexos para utilizarlos como pajar, establo…-. Desde la segunda mitad del siglo XX, se han desarrollado el sector servicios y el turismo.

Brea de Tajo es un municipio donde pasear y estar en contacto con la naturaleza es un placer. Al caminar por alguna de las rutas existentes se puede contemplar la campiña, encinas, y zumaques –un arbusto singular, de origen árabe, que llama la atención por su gran belleza y por su fruto de un rojizo intenso en otoño-. Estas tierras, además, adquieren un colorido especial durante la salida y puesta de sol. La fauna predominante la conforman los mamíferos, aves –incluidas las rapaces- y reptiles.

El patrimonio artístico de Brea de Tajo también merece una visita. El ejemplo más significativo es la Iglesia de la Asunción, declarada Bien de Interés Cultural y cuyas obras finalizaron en el siglo XVIII. Está construida, sobre una antigua capilla, con mampostería revocada excepto en el lado norte, que presenta mampostería vista. La Iglesia es de estilo neoclásico –aunque tiene algún elemento románico y plateresco- y consta de una nave con capillas laterales y crucero que no sobresale en planta. En el interior destacan el artesonado y el frontal del órgano, que es uno de los más antiguos que se conservan en la Comunidad de Madrid. Dentro del patrimonio religioso, en Brea, también destacan las ermitas de San Roque y San Isidro –del siglo XIX- y la Custodia, del siglo XVII y formada por tres cuerpos de plata repujada y dorada.

Más información: Conoce Brea de Tajo