Turismo Madrid

Daganzo de Arriba

El medio natural es uno de los atractivos de la localidad debido a la estepa cerealista, el bosque de ribera y a los suaves cerros y laderas, que proporcionan un hábitat ideal a gran diversidad de especies vegetales y animales.

La fundación estable de Daganzo de Arriba parece que tuvo lugar a finales del siglo XII con la repoblación desarrollada en épocas de la Reconquista. Aun así, no se descarta la presencia humana anterior pues se han encontrado algunos vestigios. Posteriormente, la localidad estuvo bajo dominios señoriales y ya en el siglo XVII aparecía citada en una obra de Miguel de Cervantes.

Con el paso de los siglos, el municipio ha ido desarrollándose hasta convertirse en una localidad moderna pero que ha sabido mantener su espíritu tradicional. Respecto a la toponimia municipal hay dos teorías: la primera afirma que “Daganzo” procede del árabe y significa “hilada o capa, cada una de las líneas horizontales de ladrillos que forman en el horno para cocerlos”; la segunda señala que deriva de “Daca”, daga.

La agricultura, principalmente cerealista, ha tenido desde los orígenes municipales gran influencia en los habitantes de Daganzo de Arriba. De hecho, en la actualidad todavía hay personas que se dedican a ella, aunque ha ido perdiendo fuerza frente a otras actividades como la industria, el comercio, la construcción y el sector servicios.

El medio natural es uno de los atractivos de la localidad debido a la estepa cerealista, el bosque de ribera y a los suaves cerros y laderas. Todo ello convierte a estas tierras en el hábitat ideal de una gran diversidad de especies vegetales y animales. Las aves –entre las que se incluyen la avutarda, el aguilucho cenizo, el cernícalo primilla, el buitre negro…-, además, se encuentran bajo una Zona de Especial Protección (ZEPA).

Patrimonio histórico-artístico

Otro de los referentes de Daganzo es su patrimonio artístico. Entre los elementos destacados figuran la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, se cree que se empezó a construir en el siglo XII ó XIII porque la base es mudéjar. Presenta tres naves con cuatro tramos separados por dos hiladas de pilastras con arcos de medio punto. En el interior destaca la Custodia barroca de plata y el retablo ubicado en la nave central.

Dentro de la arquitectura religiosa también se encuentra la Ermita de Nuestra Señora del Espino, ubicada en las inmediaciones del primer asentamiento de Daganzo de Arriba. Goza de especial devoción entre los habitantes, que contribuyeron a su reconstrucción. La actual ermita muestra un aspecto robusto y está erigida con ladrillo y contrafuertes.

Pasear por las calles de la población también permite observar elementos interesantes como la Plaza –que alberga el Ayuntamiento, con fachada porticada- y la Fuente de los Cuatro Caños –antigua construcción que servía de abrevadero para el ganado-.

Fiestas

Entre las festividades podemos destacar La Pasión de Daganzo, que se da el Viernes Santo. La Pasión de Daganzo tiene una peculiaridad que la diferencia del resto de representaciones de la Pasión de Cristo, y es la disposición circular de las escenas, lo que permite a los espectadores ver la representación en 360 grados, sin necesidad de desplazarse por las estaciones de la Pasión.

Se remonta a 1986, lo que la convierte en la tercera representación de La Pasión más antigua de la región. Tiene lugar el Viernes Santo, en la Plaza de la Villa, donde se instalan varias plataformas y los decorados. Los vecinos, que se encargan de preparar los decorados y vestuarios, se convierten en actores para representar los tres últimos días de vida de Jesucristo desde su entrada en Jerusalén hasta la Resurrección, en 16 escenas basadas en los textos de los Evangelios. En 2014 ha sido declarada fiesta de interés turístico regional.

Más información: www.ayto-daganzo.org