Turismo Madrid

Cobeña

Su Dehesa, que alberga gran variedad de flora y fauna y forma parte de una Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA), y su manantial del Barranco del Agua son estupendos para disfrutar de actividades en la naturaleza. 

Los asentamientos estables en Cobeña parecen proceder del siglo IX durante la dominación árabe, aunque la presencia de seres humanos en la zona podría ser anterior, remontándose incluso a la época romana pues se tienen noticias de que por entonces ya existía. En el siglo XIV, Enrique II de Trastamara donó Cobeña a la Casa de los Mendoza quedando bajo el régimen señorial. La presencia judía en las tierras del municipio hizo que éste adquiriera gran relevancia comercial.

Desde el siglo XX, la localidad está viviendo un importante crecimiento que ha llegado, incluso, a triplicar el número de habitantes. El desarrollo económico también ha propiciado un cambio en las actividades de la población. Las labores agropecuarias se han visto reducidas por el aumento de los oficios relacionados con la industria, el comercio y los servicios.

Uno de los elementos más destacados del paisaje de Cobeña es su Dehesa. Se trata de una zona de especial valor medioambiental que, además, refleja la tradición agropecuaria municipal. La Dehesa alberga gran variedad de flora y fauna. Entre la primera se encuentran chopos, álamos, olmos, pinos, fresnos, matorrales. La segunda está compuesta, principalmente, por aves –que gozan de una Zona de Especial Protección (ZEPA)-, mamíferos y especies cinegéticas. El municipio también cuenta con un importante acuífero de donde brota el manantial del Barranco del Agua, cuyas aguas están consideradas como muy saludables. Tanto la Dehesa como el manantial son ideales para disfrutar de la naturaleza.

El patrimonio artístico de Cobeña tiene su principal representación en la Iglesia Parroquial de San Cipriano, declarada Bien de Interés Cultural. La Iglesia fue erigida –parece ser que sobre una edificación anterior- con sillería entre los siglos XVI y XVII bajo el estilo del gótico de transición. Presenta planta rectangular, tres naves, cabecera rectangular y torre con chapitel. La portada es renacentista con influencias herrerianas y en el interior del templo tiene gran valor una pila bautismal gótica realizada con piedra caliza.

Más información: www.ayto-cobena.org