Turismo Madrid

Turismo Madrid. Valdemoro

Paseando por su casco antiguo podrás conocer el patrimonio histórico artístico de este pueblo, cuya bella Plaza de la Constitución vale la pena el viaje. 

Las primeras referencias escritas sobre Valdemoro son del siglo XII, aunque es muy posible que hubiera asentamientos humanos desde antes ya que se han encontrado restos incluso del Paleolítico Superior. El municipio por un privilegio del rey Alfonso VIII quedó bajo dominio segoviano aunque tampoco se libró de las disputas, reivindicaciones jurisdiccionales y cambios de dueño. A principios del siglo XIX, se incluyó en la provincia de Madrid.

La agricultura ocupó un lugar destacado entre las actividades de la población, con producción fundamentalmente de cereales y vino –la localidad era proveedora de la Corte-. También había ganadería, pero Valdemoro goza desde el siglo XVIII de un importante sector industrial. En ese siglo se abrió una fábrica de paños y en el XIX había explotación de yeso. Sin embargo, la Guerra de la Independencia -1808- y la Guerra Civil española –entre 1936 y 1939- provocaron graves daños en la actividad. A pesar de ello, desde la segunda mitad de siglo XX se produjo un resurgimiento industrial que ha desarrollado el municipio muy notablemente en todos los ámbitos.

El medio natural es propio de la meseta castellana con tierras y yesíferas, campos de cultivo y ejemplares de olivo y encina. El término municipal está surcado por los arroyos de la Cañada y de la Cárcava. Dentro del núcleo urbano es posible, además, disfrutar de gran número de parques y jardines.

El patrimonio artístico de Valdemoro presenta importantes muestras. La Iglesia Parroquial de Asunción de Nuestra Señora es una de ellas. Tiene estilo barroco y la actual fábrica fue realizada en la segunda mitad del siglo XVII sobre restos de anteriores edificaciones. La Iglesia es de una sola nave –con bóveda de cañón con lunetos- con ocho capillas laterales cubiertas con cúpulas semiesféricas. Su interior ofrece interesantes retablos del siglo XVII, frescos flamencos y otros objetos de gran valor. El templo está declarado Monumento Histórico Artístico desde 1981.

Dentro de la arquitectura religiosa también se encuentra el Convento de Santa Clara y la Ermita del Santísimo Cristo de la Salud. El Convento es del siglo XVII y su iglesia es el elemento más destacado. Ésta está integrada en el conjunto arquitectónico y presenta una sola nave, cúpula sobre crucero y coro alto a los pies con reja de clausura. En su interior resalta el retablo mayor, con pinturas del XVII.

En la Ermita, del siglo XVIII, destaca la nave central –cubierta con bóveda de cañón y lunetos- y seis capillas laterales –tres a cada lado- unidas a la nave con arcos de medio punto. En el interior es de gran valor el retablo de la capilla mayor, con camarín y estructura de columnas salomónicas y estípites.

Pasear por el casco antiguo de Valdemoro constituye una magnífica forma de observar otras muestras patrimoniales que reflejan la tradición municipal. La Plaza de la Constitución –construida entre los siglos XVI y XVII- es un ejemplo de la arquitectura castellana con soportales y balconadas de dos cuerpos, excepto en el frente septentrional en que figuran tres. Otro elemento de la localidad es la Fuente de la Villa, construida en 1605 con piedra de Colmenar y que presenta tres caños coronados por el escudo municipal.

Más información: Turismo Valdemoro