Turismo Madrid

Turismo Madrid. Cubas de la Sagra

Da un paseo por este municipio tranquilo y de aires manchegos. Descubre sus casas de tipología rural tradicional de “la Sagra madrileña”, caracterizadas por tapial blanqueado, de uno o dos pisos, bajo cubierta y teja árabe.

La primera referencia a Cubas de la Sagra es de 1208 gracias a un documento donde se la menciona entre otras poblaciones. En el siglo XIV, Cubas era una aldea de realengo perteneciente a Madrid pero en esa misma época pasó a depender de un caballero toledano. El municipio vivió litigios, discrepancias jurisdiccionales y cambias de propietarios. La abolición de los señoríos, en la primera mitad del siglo XIX, provocó que la localidad quedara incluida en la provincia de Madrid pero dependiendo eclesiásticamente de Toledo hasta 1885 fecha en que se creó el obispado madrileño. Tres acontecimientos históricos fueron muy perjudiciales para el municipio: la Guerra de la Independencia contra los franceses; las desamortizaciones y la Guerra Civil española.

El medio natural se caracteriza por las llanuras, la abundancia de aguas subterráneas –aunque por la superficie sólo discurren tres arroyos- y los campos de cultivo. Precisamente la agricultura constituía una de las principales actividades de la población. Se cultivaba, fundamentalmente, trigo, cebada, centeno, guisantes, garbanzos, olivo, vid y algunas hortalizas. La ganadería no era muy abundante y se limitaba a vacas, cerdos y ovejas. Desde la segunda mitad del siglo XX, la labor agropecuaria se ha visto reducida y se han registrado modificaciones en los oficios de los habitantes, con un gran incremento de la industria, los servicios y la construcción. Ésta ha originado nuevas edificaciones, urbanizaciones y segundas residencias en el municipio, aunque en el núcleo original todavía es posible ver casas de tipología urbano-rural y manzanas irregulares.

Patrimonio histórico-artístico

Las principales muestras del patrimonio artístico de Cubas son la Iglesia Parroquial de San Andrés Apóstol y el Monasterio de Santa María de la Cruz, Convento de Santa Juana. La Iglesia se construyó en varias etapas, entre los siglos XIII y XVI, y fue declarada Bien de Interés Cultural en 1983. Erigida con mampostería y ladrillo, presenta una sola nave con capilla mayor ochavada, ábside mudéjar con planta poligonal y una torre de tres cuerpos separados por impostas. A lo largo de su historia ha vivido transformaciones y reformas para restaurarla, la última a finales del siglo XX.

El Monasterio de Santa María de la Cruz, también conocido como de Santa Juana, es del siglo XV y goza de especial relevancia en la comarca pues hay documentos históricos que afirman que se apareció la Virgen en el lugar donde se erige el monasterio. La desamortización de Mendizábal –en la primera mitad del siglo XIX- y la Guerra Civil española causaron graves daños en el conjunto monacal, que tuvo que ser reconstruido.

Dentro del ámbito religioso, en la localidad también se encuentra la Casa de Espiritualidad de Santa María de los Apóstoles, ubicada en el edificio donde hasta la primera mitad del siglo XX estuvo la Fábrica de Tapices de San Antonio, que fue fundada por la familia Stuyck que estuvo al frente de la dirección del Real Fábrica de Tapices. 

Yacimiento arqueológico Camino de Santa Juana

El yacimiento Camino de Santa Juana está integrado dentro del Plan de Yacimientos Visitables de la Comunidad de Madrid, gracias a lo cual  los hornos y todo lo encontrado con valor arqueológico ha sido debidamente protegido.

De época tardorromana, fue un importante foco industrial alfarero, cuya actividad principal consistía en la producción cerámica: vajilla de mesa, enseres de cocina y materiales de construcción (tejas y ladrillos). Un equipo de arqueólogos ha llevado a cabo, entre los años 2005 y 2011, diferentes fases de actuaciones arqueológicas en este terreno. Gracias a las excavaciones salieron a la luz un ajuar cerámico, un ajuar metálico, un conjunto termal, un centro alfarero y dos necrópolis.

La relevancia de las piezas y su asociación proporcionan al hallazgo un significado especial. Es la primera vez que se encuentra en la comunidad un ajuar doméstico completo, cuya disposición hace pensar que fue ocultado intencionadamente. El descubrimiento, a un metro de profundidad y camuflado con paja, hace pensar el aprecio que sentía el propietario por las cerámicas y el sentimiento de  una amenaza cercana. Arqueológicamente, se conoce con el término “ocultaciones” al conjunto de objetos escondidos, por su valor económico o emocional, en momentos de inseguridad con la idea de recuperarlos en el futuro. 

 

Más información: www.ayuntamientodecubasdelasagra.es