Turismo Madrid

Colmenarte

No te vayas de Colmenar sin comer y disfrutar de sus especialidades gastronómicas, tan intemporales como sus monumentos.

Tras una mañana en el Medievo, es hora de comer. Pasea por la Calle Mayor y a la sombra de las arquerías, es el momento de comer y disfrutar de las especialidades de Colmenar, tan intemporales como sus monumentos.

Disfruta de las patatas chulas (confitadas en aceite de oliva y aliñadas con ajo, perejil y un poco de vinagre), y las pozas (una especie de bocadillo de pan candeal en el que la miga es sustituida por un picadillo de cebolla, tomate y escabeche). También puedes probar el pisto vaquero (hecho con las prestigiosas verduras de su huerta) o el desarreglo (ternera guisada con vino blanco, ajo y tomate) que junto con el cabrito asado, acaparan buena parte de las cartas de los restaurantes locales. Y sí, los nombres son tan curiosos como deliciosos.

Además, si eres de los que creen que un dulce o un queso es el mejor souvenir, no dejes de visitar las numerosas tiendas artesanales. Puedes comprar el famoso queso de oveja, o las pelotas de fraile (un frito en forma de bola aromatizado con limón rallado y anís).

Pero si te van las emociones fuertes, no puedes dejar de probar el típico limoncillo que alcanza los 24º y tiene propiedades digestivas.

Otro producto destacado es el aceite de oliva, de larga tradición y elaborado principalmente con la variedad cornicabra.

Más información: Colmenar de Oreja

Créditos imagen: Turismo Colmenar de Oreja. 'Patatas chulas y ternera al desarreglo'