Turismo Madrid

Turismo Madrid. Palacio Real de Aranjuez l ©Comunidad de Madrid

Situada en el fértil valle que forman las cuencas de los ríos Tajo y Jarama, en un privilegiado escenario natural y cultural se encuentra la Villa de Aranjuez, uno de los Reales Sitios de la Corona de España. Los célebres jardines del palacio han sido inscritos junto al entorno natural que rodea el municipio, en el que se encuentran las vegas y los huertos históricos, en 2001 en la lista de la UNESCO como Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad.

Cada año, miles de visitantes acuden a conocer su historia, su cultura, su gastronomía, su legado y sus incomparables paisajes. Acompáñanos en una pequeña ruta por sus palacios, jardines y otros monumentos.

¿Qué visitar?

Te recomendamos que comiences tomando una visita guiada por los guías oficiales de Patrimonio Nacional a fin de conocer hechos y curiosidades que rodean la historia de Aranjuez, los jardines y las estancias de palacio. Luego, pasea por sus jardines, descubre sus rincones, degusta las especialidades locales en algún restaurante o disfruta de alguna de sus propuestas culturales.

Si quieres hacer algo diferente, aprovecha la variada oferta de turismo activo y de naturaleza, en la que no falta el senderismo o el piragüismo en aguas del Tajo. Si buscas un plan más relajado, prueba a dar un paseo en barco por el Tajo o a recorrer los jardines en chiquitrén, recomendable a cualquier edad aunque sin duda hará las delicias de los más pequeños.  

Una historia ligada a la Corona

Aunque la historia de Aranjuez empieza a cobrar importancia en la Edad Media, en la zona han existido asentamientos y civilizaciones desde la prehistoria. Existen relatos de una batalla ganada por Aníbal a los romanos cerca de la confluencia de los ríos Tajo y Jarama.

A finales del siglo XV, Aranjuez fue designado Real Sitio por los Reyes Católicos, que solían frecuentar el municipio para relajarse. Aunque fueron los reyes de la Casa de Austria los que comenzaron la construcción de palacios y jardines. Durante el reinado de Felipe II, se construyeron unos aposentos reales que fueron destruidos por un incendio en 1665. En la esta época también se inauguró el primer jardín botánico.

La Casa de Borbón también mostró predilección por el lugar. A fin de mostrar su gratitud por al pueblo de Aranjuez por su apoyo durante la Guerra de Sucesión, Felipe V convirtió el pueblo en un centro real y construyó parques, monumentos, jardines e iglesias siguiendo las últimas corrientes artísticas del momento.   

Aranjuez alcanzó su momento de mayor esplendor como centro de vacaciones de la Corte itinerante durante los reinados de Carlos III y Carlos IV. Durante la segunda mitad del SXVIII se amplió el Palacio Real, se terminó el Jardín del Príncipe y se construyó la Casita del Labrador.

No obstante, fue durante el reinado de Carlos IV cuando sucedieron una serie de acontecimientos históricos de los que Aranjuez fue protagonista. En 1801 se firmó el Tratado de Aranjuez, mediante el cual España se aliaba con Napoleón contra los ingleses.

Siete años más tarde, en 1808, tenía lugar el Motín de Aranjuez, provocado por las intrigas palaciegas contra Manuel Godoy, ministro de Carlos IV. Godoy propone a Carlos IV que embarque rumbo a América para ponerse a salvo de las tropas francesas que ocupaban España.

La noche del 17 de marzo de 1808, los seguidores de Fernando VII asaltan la Casa de Godoy, sin encontrar al ministro del rey. Dos días después, Godoy es encontrado y trasladado al Cuartel de Guardia. La intervención de Fernando VII impide que la turba linche a Godoy y, asimismo, convence a su padre para que abdique, aunque poco después tiene que dejar la corona en manos de José Bonaparte (más conocido como Pepe Botella).

Este hecho, que se narra en los Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós, se conmemora actualmente con una representación teatralizada de los hechos llevada a cabo por los habitantes de Aranjuez, la cual ha sido declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional.


Más información: Turismo Aranjuez